Las medidas de la AFIP frenaron los depósitos en pesos

Para Andrea Manavella, especialista de la calificadora que esta semana decidió revisar a la baja la perspectiva de los bancos argentinos, el impacto de las nuevas restricciones de la AFIP no se sintió sólo en el retiro de dólares: “Se generó una incertidumbre sobre la totalidad del fondeo de los bancos”, dijo.

25deNoviembrede2011a las08:10

La calificadora que hace meses quedó sumergida en críticas de funcionarios y banqueros argentinos, el mismo día en que salió advertir sobre la debilidad de un sistema financiero que todos veían sólido, volvió a insistir el martes pasado con una revisión a la baja de las perspectivas de las notas de los bancos locales. Moody’s consideró que las últimas medidas del Gobierno presionarán la calidad de los activos de bancos, la dinámica de su fondeo y sus ganancias”. Y la analista del sector, Andrea Manavella, considera que estos últimos días ya confirmaron muchas de sus advertencias.

–¿Qué diagnóstico tienen concretamente sobre los bancos?
– Decidimos poner en revisión hacia la baja las fortalezas financieras de todos los bancos argentinos, no sólo a algunos en particular, porque estas condiciones que vive la economía local le están dadas a las entidades, más allá de lo que puedan hacer en el manejo de su situación.

– ¿Y por qué? ¿Qué vieron?
– Por el impacto que supuso el control de cambios en el fondeo de los bancos. Si bien es cierto que los depósitos en moneda extranjera no están totalmente prestados, también vemos que se vio afectada la dinámica del funding. Hubo un freno en el crecimiento de los depósitos en pesos. La tasa de interés subió mucho y eso se trasladó a las tasas activas, lo que puede desacelerar los préstamos. A lo mejor con mayores márgenes de tasas las entidades compensan el menor volumen, pero también puede verse deteriorada la calidad de cartera.

– Para algunos la corrida mostró la solvencia de los bancos...
– Más allá de que se hayan podido devolver los dólares, la corrida afectó el colchón de liquidez. Se generó un estrés que no es bueno para ningún sistema y menos para uno con la historia argentina. Es algo que, obviamente, no ayuda y que claramente tiene un costo.

– ¿En dónde se verá el costo?
– Vamos a ver menor volumen de actividad. Y habrá que ver cómo evolucionan los márgenes de ganancia de las entidades: si logran compensar la caída del volumen con un aumento de las tasas. Y si esta cuestión de las tasas, sumada a la reducción de subsidios al sector privado, afecta la capacidad de pago de la gente que ha tomado los préstamos. Por la baja en el nivel de préstamos y en la capacidad de pago de la gente se va a resentir la calidad de cartera.

– ¿Por qué ven tanto riesgo si los dólares no representan gran parte del negocio bancario?
– El riesgo, en este sentido, está muy acotado y es lo bueno de las medidas post Convertibilidad. Pero el efecto del control de la AFIP no fue solamente el retiro de dólares. Lo que generó fue una incertidumbre sobre la totalidad del fondeo de los bancos, que hizo que la tasa se disparara y los depósitos en pesos no lograran tener un crecimiento como para compensar el nivel de prestamos. No pasa tanto por lo que sucedió puntutalmente con los dólares. Sino por la desconfianza que se generó en todo el sistema.

– Muchos dicen que los depósitos en pesos hoy crecen fuerte.
– No, los depósitos en pesos no están creciendo fuerte. No están cayendo, pero no hay un crecimiento importante. Y es menor al que había antes de las medidas de la AFIP.

– ¿El retiro en dólares sigue?
– No hay un retiro como el que había inicialmente. Pero sigue habiendo. No se ha parado.

– ¿Sienten que advirtieron algo que el resto no veía?
– Creo que había ciertas cosas, que nosotros consideramos que no eran un e

Temas en esta nota

    Cargando...