Se mostró firme la demanda local

En pocos días comenzará a transitarse en el Mercado de Liniers el último mes comercial del año, y como sucedió en todo su transcurso, la oferta de hacienda terminada para faena repite en el recinto guarismos moderados.

Por
26deNoviembrede2011a las08:56

Desde enero al cierre de esta columna ingresaron al establecimiento 1.118.754 cabezas, esto representa una caída del 4,235 por ciento respecto de igual segmento de 2010, cuando se encerraron 1.168.234 vacunos.

Con 17.900 cabezas contabilizadas hasta el jueves, incluidas las 2181 correspondientes a subastas especiales sobre las que informó ayer en La Nacion, se estimó corriente la comercialización de las distintas categorías y clasificaciones a precios que no pueden calificarse menos que satisfactorios.

Muy reducida se juzgó la oferta de novillos, pues con 1274 animales, representaron un muy acotado 7,13% del total general de 17.862 bovinos negociados.

A diferencia de ello, vale apuntar que en la primera quincena de febrero de 2002 se exhibieron de lunes a miércoles 46.909 vacunos, de los cuales 15.915 fueron novillos, equivalentes al 34% del total encerrado.

Valores corrientes

Los precios promedio oscilaron esta semana de la siguiente forma: $ 8,90/9,50 por livianos de 431/460 kg; $ 8,80/9,40 con 461/490 kg; $ 8,70/9,40 con 491/520 kg, y $ 8,50/9,30 con más de 520 kilos arriba. El Indice Liniers fue de $ 8,679, frente al indicador anterior, de $ 8,734. El peso promedio del total colocado fue de 477,50 kilos.

Para negocios por vía directa se pactaban anteayer de $ 16,50 a 16,70 por kilo de carne de novillos cuyas medias reses dieran menos de 140 kilos, es decir, con una brusca depreciación si se consideran los 17/17,20 pesos que podían pactarse en el ciclo último. Los novillos más pesados, de 500/520 kilos, con demanda moderada, tenían colocación a $ 16,40, en tanto que el novillito/novillo liviano tipo supermercado, se "cargaba" a razón de $ 16,60 por kilo de carne.

Respecto de las haciendas livianas, la comercialización resultó ágil para los conjuntos especiales, tanto de feedlot como de campo racionados, éstos con nichos de mercado firmes por el buen rendimiento que aseguran.

Con demanda selectiva para el resto, los valores obtenidos usualmente fluctuaron de la siguiente forma: en novillitos, $ 9,20/9,80 por los medianos de 351/390 kg; $ 9/9,60 con 391/430 kg, y $ 7,770/8,90 por los regulares; en vaquillonas, $ 8,60/9,10 con 351/390 kg; $ 7,60/8,50 con 391/430 kg, y $ 7,20/8 por las de menor preparación, en tanto que los mejores terneros se cotizaron en $ 9,50/10,20 y en $ 8,50/9,30 los de menor preparación.

Fuentes confiables de los engordadores registrados en la Cámara Argentina de Feedlot, estimaron en 3,8 millones de cabezas el aporte anual de ese tipo de hacienda para el mercado local.

En el informe mensual de la entidad gremial se da cuenta que en octubre el índice de reposición (IRF) resultó del 0,58%, es decir, se compraba casi la mitad de lo que se vendía. Respecto del índice de ocupación (IOF), se situó al 1º del corriente en el 54 por ciento, con una caída de 5 puntos respecto del indicador de octubre, tendencia que se considera no habrá de cambiar en un futuro inmediato.

Sin repetir los precios destacados de semanas anteriores, todos los tipos de vacas tuvieron demanda sostenida, y se adjudicaron con facilidad entre el sector de la industria y los titulares de matrícula que faenan en diferentes plantas. Así, se obtuvo $ 7,10/7,80 por las de buena conformación y $ 5,60/6,90 por las regulares, en tanto que se canalizaron en $ 5,10/5,50 las vacas de conserva, buenas y encarnadas, y en $ 4,40/ 5,10 las inferiores.

Por Esteban D´Apice  

Temas en esta nota