Tras las quejas, dejan exportar trigo

El ministro de Economía, Amado Boudou, dijo que se liberarán 1,4 millones de toneladas; para el campo, la medida llega tarde

26deNoviembrede2011a las09:22

En medio del malestar de los productores por la intervención en el trigo, y tras las quejas que trascendieron de la presidenta Cristina Kirchner al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, por el manejo del cereal, el Gobierno anunció ayer la liberación de 1,4 millones de toneladas para exportación, correspondientes a la campaña pasada. En el campo, la medida fue considerada insuficiente, porque no suprime el control sobre el mercado, que seguirá.

El ministro de Economía, Amado Boudou, dio a conocer la noticia después de una presentación ante la Cumbre de la Unasur.

A precios internacionales de exportación, ese volumen representará un ingreso de divisas por US$ 322 millones, en un momento en el que el Gobierno esta ávido por controlar el mercado cambiario. Sobre ese monto, US$ 74 millones entrarán en concepto de retenciones.

Con esta movida, el Gobierno busca cerrar la polémica sobre las exportaciones del trigo del ciclo 2010/2011. El cupo ahora abierto se suma a otros 8,4 millones de toneladas ya embarcados de la última campaña.

Esta jugada también le permite al ministro de Agricultura y diputado nacional electo, Julián Domínguez, asumir en la Cámara de Diputados mostrando que pudo bajar en parte la tensión del conflicto. Ayer, en un seminario de la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (Acta), Domínguez confirmó que tomará posesión de su banca en Diputados.
Más stock

No obstante, se estima que aún hay más mercadería para vender de la última cosecha. En este sentido, el subsecretario de Agricultura, Oscar Solís, dijo a la agencia Reuters que "la próxima semana entre 2,5 y 3,5 millones de toneladas se va a poder estar liberando".

Si se liberaran 2,5 millones de toneladas, los US$ 322 millones que ingresarían por divisas por 1,4 millones de toneladas podrían terminar siendo US$ 575 millones.

En este contexto, ayer venció el plazo para que los productores, acopiadores, cooperativas y exportadores declaren ante la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (Ucesi) la existencia disponible del cereal.

Trascendió que lo presentado por los productores supera largamente lo que permitirá exportar el Gobierno.

En el sector distintas fuentes consultadas consideraron que la apertura "llegó tarde".

"Esto es un calmante para la fiebre, pero no cura la enfermedad. Acá lo que perjudica el precio es el sistema de cupos y éste es un cupo más", expresó Hugo Luis Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Biolcati denunció que hace unos días una cooperativa llegó a pagar por 100 kilos de trigo 42 pesos, "menos que un kilo de helado".

El dirigente señaló que gran parte de la mercadería habilitada para su exportación ya "está en manos de los exportadores".

En este contexto, Javier Buján, de Kimei Cereales, explicó: "La exportación en el mercado local tiene compradas 559.000 toneladas por encima de los ROE [Registros de Operaciones de Exportación] ya otorgados, con lo cual con una apertura de 1,4 millones al mercado sólo le llegarían 840.000 toneladas".

En el mercado, ayer la noticia no causó un fuerte impacto. De hecho, la posición enero, ingreso de la nueva cosecha, tuvo una mejora de 2,2 dólares para cerrar en 113,2 dólares por tonelada. "Fue una reacción tibia", evaluó Ricardo Baccarin, vicepresidente de Panagrícola.

"Bienvenido [el anuncio], pero lo veo tarde. El daño ya se ha hecho porque hace tres meses podríamos haber exportado a otros valores internacionales", indicó Santiago Labourt, presidente de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo).

A todo esto, con 1,4 millones de toneladas, en el reparto entre las empresas exportadoras trascendió que a la cooperativa Agricultores

Temas en esta nota