La normalización del Indec, en punto muerto desde hace un año

En 2010 las universidades entregaron al Gobierno un informe con propuestas que nunca implementó

26deNoviembrede2011a las09:54

Hace exactamente un año, el ministro de Economía, Amado Boudou, recibió de cinco universidades nacionales un crítico informe sobre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) desde 2007.

El ministro no difundió el informe en el Congreso ni implementó sus sugerencias, pese a que el decreto de 2009 que creó el Consejo Académico de Estudio y Seguimiento (CAES) del Indec ordenaba lo contrario. Ante la consulta de LA NACION, los representantes de las universidades que integraron el CAES (Buenos Aires, Rosario, Tucumán, Mar del Plata y Tres de Febrero) expresaron su frustración por la falta de avances en el organismo.

En el reporte, habían cuestionado con dureza el proceso de recolección, procesamiento y uso de los datos con los que se elabora el índice de precios al consumidor (IPC), además de "la pérdida de valiosos recursos humanos", con desplazamientos y nombramientos arbitrarios.

Tras una reunión que mantuvieron a principios de mayo de "evaluación" del informe, los representantes universitarios afirman no haber tenido novedades, salvo por la citación de la justicia federal por una denuncia del bloque de senadores radicales en contra de Boudou, por no haber girado el informe al Congreso.

Otra causa, a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral desde 2007 por presunta manipulación de los datos, está frenada. La jefa del Indec, Ana Edwin, hizo su descargo ante ese juez afirmando que el "IPC funciona bien", pero el magistrado pretende carear sus dichos con los miembros del CAES. Paradójicamente, la Justicia cuenta con una copia del informe, al igual que el Fondo Monetario Internacional (ver aparte), que lo recibió de manos del equipo económico, a diferencia del Congreso.

En ese encuentro con el CAES, el viceministro de Economía, Roberto Feletti, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, prometieron elaborar y girar al Parlamento "un informe más amplio", denominado "Indec, la verdad", que presuntamente apuntaría a "desenmascarar las vinculaciones entre consultoras privadas y el personal desplazado" del organismo desde 2007.

En pocos días, Boudou asumirá como vicepresidente y Feletti como diputado, sin haber avanzado en la recuperación de la credibilidad del Indec. Por su parte, Edwin y su equipo esperan señales para saber si la posible salida de Moreno de Comercio pone en riesgo su continuidad.

Como balance, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Mar del Plata, Daniel Pérez, expresó: "Todos los integrantes del CAES lamentamos que se haya perdido una oportunidad con un documento importante, que tenía un sentido constructivo". El representante de la Universidad Nacional de Tucumán ante el CAES, Juan Mario Jorrat, fue categórico cuando se le preguntó si hubo avances desde que entregaron el informe a Boudou: "Sigue habiendo divergencia entre el IPC del Indec y el que publica el Congreso [con el promedio de las consultoras], lo cual indica que no hubo avances".
Oportunidad perdida

El representante de la Universidad de Tres de Febrero, Jorge Fernández Bussy, señaló: "Se perdió la posibilidad de reencauzar parcialmente el tema de las estadísticas". Para el especialista, "ahora que la Presidenta habla de la inflación, el tema de las estadísticas debe blanquearse, si no para atrás, al menos sincerarlo para adelante y lograr un proceso transparente de medición de precios".

Ernesto Seselovsky, que integró el cuerpo colegiado por la Universidad de Rosario, también admitió su impotencia "porque no hubo avances, mientras que sí hubo avances con el FMI, que colabora con el nuevo IPC nacional", que se lanzaría en 2013 para reemplazar al sospechado IPC del Gran Buenos Aires.

En la UBA no hubo una respuesta unánime. Los profesores de la Facultad de

Temas en esta nota