Las provincias también suben impuestos y tarifas

Siguen al Gobierno nacional. A los ya anunciados incrementos de la provincia de Buenos Aires, con alzas en el inmobiliario urbano y rural, y en Capital, con el ABL, se sumaron Córdoba y Santa Fe.

29deNoviembrede2011a las08:02

Si decía lo que iba a hacer, no me votaba nadie . El sincericidio corresponde al Carlos Menem de los 90, pero la frase no tiene tiempo ni lugar. Da igual que sean presidentes, gobernadores o intendentes. Tampoco cuentan las diferencias ideológicas o de estilo. Apenas lograron su reelección y urgidos por la contracción de sus cuentas fiscales, los mandatarios encararon planes para reducir gastos, aumentar impuestos y actualizar las tarifas públicas.

Ninguno había advertido a sus votantes del ajuste que se avecinaba, pero lo cierto es que la clase media de los principales distritos del país debe ir preparándose para mayores gastos en impuestos inmobiliarios y automotor y en los servicios de agua, luz y gas, entre otros.

La legislatura porteña aprobó la semana pasada el presupuesto 2012 que incluye una importante suba del ABL, la segundo en magnitud desde que Mauricio Macri llegara al poder en 2007 prometiendo no aumentar ese impuesto municipal.

Desde enero, 1.770.000 propietarios porteños deberá abonar un 66 por ciento adicional en promedio por la tasa de alumbrado, barrido y limpieza. Pero siguiendo el complejo sistema de revaluo inmobiliario que diseñó el Gobierno porteño, en algunos hogares el incremento llegará al 300 por ciento. Para que el tarifazo se sienta menos, el macrismo recurrió a una recomendación clásica de los economistas del comportamiento: dividió las facturas en dos.

Así, dejarán de ser bimestrales para llegar cada 30 días a los domicilios .

Mientras negocia las condiciones del traspaso del subterráneo, el Gobierno de la Ciudad buscará también aumentar su recaudación en los peajes de las autopistas porteñas, que aumentarán hasta un 30 por ciento a partir de pasado mañana.

Del otro lado de la General Paz, Daniel Scioli corre detrás del rojo perenne en las cuentas públicas provinciales. El presupuesto bonaerense aprobado por la Legislatura la semana pasada prevé un déficit de 6.600 millones de pesos que podrían estirarse hasta más de $15.000 millones tras los aumentos en los salarios públicos que deberán ser actualizados el año próximo.

Para paliar en algo esa sangría, la provincia aumentará en promedio 32% el impuesto inmobiliario urbano y un 27% en el área rural. Los aumentos en las patentes se concentrarán en los automóviles de alta gama.

La Provincia acaba de recuperar la operación de Edelap, que distribuye la energía eléctrica en el Gran La Plata, y ya estudia incrementos en sus tarifas , que son menores a las que cobran algunas cooperativas en el territorio provincial. También los intendentes del conurbano preparan aumentos en las tasas municipales.

En Santa Fe, el tarifazo más grande lo prepara Aguas Santafesinas, que solicitó un ajuste escalonado del 138% que aún debe ser aprobado por el ente regulador provincial. La empresa estatal argumenta que desde 2006 sus costos crecieron un 326% mientras las tarifas sólo lo hicieron un 90% y por eso necesita cubrir ese desfasaje.

El gobierno de Hermes Binner también autorizó un aumento del 23,2% en la energía eléctrica, que se desdoblará en dos etapas, entre diciembre y marzo. El presupuesto 2012 también estipula un recálculo del impuesto automotor, para el que no sólo se tendrá en cuenta el valor del vehículo al ser adquirido, sino también la depreciación que va sufriendo.

En Córdoba, Juan Schiaretti le dejará un agujero fiscal de 17 mil millones de pesos a su sucesor, José Manuel de la Sota.

Para hacer frente a esa crítica situación financiera, el gobernador electo impulsó en la Legislatura cordobesa – con el aval del kirchnerismo – un severo ajuste del gasto público y una importante suba de i

Temas en esta nota