Por la falta de dólares los bancos toman crédito para financiar exportaciones

Con la última semana que aún no mide el BCRA, la cifra habría superado los u$s 200 millones. En el sistema advierten que esta vía de financiamiento está cerca de agotarse.

29deNoviembrede2011a las08:22

Los tiempos son más difíciles. Todos esos ofrecimientos que, no hace mucho, se escuchaban con indiferencia empiezan a ser considerados con interés. La fuga de dólares dejó a algunas entidades sin colchón de divisas y con un estrecho margen de maniobra para atender simultáneamente la demanda de ahorristas y el financiamiento a los exportadores. El nuevo escenario las apuró a retomar sus contactos con corresponsales de bancos del exterior y a pedir líneas por más de u$s 100 millones en la semana de entre el 11 y el 18 de noviembre.

La cifra aparece registrada en los últimos datos del Banco Central sobre los pasivos del sistema financiero. Pero habría llegado a duplicarse, según estimaciones del sector, en la última semana que aún no fue medida por el organismo oficial.

“Las líneas estaban disponibles, pero nadie las tomaba porque había tantos dólares en el sistema que era más barato financiarse localmente. Ahora, como se fueron las divisas, todos los que pueden acceder a ellas las solicitan”, explicó el gerente financiero de uno de los grandes bancos locales.

El stock no mostraba grandes saltos desde hace años. Se disparó repentinamente en estos días, a sólo dos semanas de que la AFIP anunciara sus restricciones a la compra de dólares y provocara así la mayor corrida cambiaria de los últimos tiempos, con un drenaje de ahorros más de u$s 2.600 millones en un mes. El ítem de las “financiaciones recibidas vinculadas con operaciones del comercio exterior”, que en las semanas más activas crecía por debajo de los u$s 20 millones, mostró un salto de u$s 103 millones en los últimos cinco días medidos por el Central. “Seguramente ese número ya esté ahora arriba de los u$s 200 millones”, le confirmó a este diario el ejecutivo de un banco extranjero que, en estos días, recibió la negativa de la casa matriz del Citi para tomar u$s 10 millones que le habían sido ofrecidos semanas atrás. “Cuando vino el caos fuimos a pedirlos y nos dijeron que ya no tenían para nosotros”, agregó.

La alternativa de financiamiento está disponible hoy para los bancos globales que operan en el país. Y más restringida, en cambio, para aquellos están expuestos a las desprolijidades locales: los de capital nacional. “Cuando pedimos una línea de crédito nos califican por nuestro patrimonio, pero también por estar dentro de la Argentina. Las condiciones, entonces, no son tan óptimas”, se lamentó un banquero. Los corresponsales instalados en el país que hoy están más activos en estos negocios son los estadounidenses Wachovia, Wells Fargo y Citi y el británico Standard Chartered Bank.

Para tomar estas líneas, los bancos radicados en la Argentina deben pagar una tasa de entre el 2,5% y el 3,5% anual (un spread de 150 a 250 puntos básicos sobre la Libor), que es hasta diez veces mayor a la que pagan actualmente por fondearse con un plazo fijo (0,31%, según el BCRA). Los ejecutivos advierten que este costo adicional deberá ser trasladado directamente a las empresas y que, de este modo, el rango de tasas de las prefinanciaciones, que oscila ahora entre 3% y 7%, podría pasar en unos meses a máximos del 9% anual.

Aún así, en el final del túnel los banqueros dicen estar viendo una luz. “La fuga de dólares ya mermó bastante (u$s 50 millones por día). Si sigue ubicándose a este ritmo, vamos a estar compensándola y recuperando divisas por el lado de los activos que vencen. Y hacia fin de año, por el tema de la declaración de bienes personales, quizá mucha gente, viendo que no hay riesgo sistémico, busque eludir el gravamen trayendo de nuevos sus billetes”, se entusiasmó un banquero.

Temas en esta nota