Según la edad, la cuota podrá costar hasta tres veces más

Reglamentaron la Ley de Prepagas. Es para los nuevos afiliados. Además, existirán tres categorías diferentes de cuotas para los que ingresen con enfermedades preexistentes. Hasta ahora, las prepagas podían rechazarlos.

02deDiciembrede2011a las07:46

Finalmente, el Gobierno reglamentó la demorada ley de Medicina Privada que involucra a las prepagas, mutuales, cooperativas, fundaciones y también a las obras sociales, incluidas las obras sociales sindicales que brinden planes especiales, también llamados “superadores”.

Un punto clave de la ley reglamentada es el que señala que, al momento de afiliarse, las entidades podrán cobrar una cuota diferenciada según la edad del usuario de hasta tres veces el valor del plan más bajo . Luego esa cuota sólo podrá aumentar de acuerdo a los aumentos que se vayan autorizando. Así si un plan joven es de $ 300, para los más adultos la cuota no podrá superar los $ 900. Y cuando el afiliado cumpla 65 años y si no tiene 10 años de antigüedad en la entidad, la prepaga podrá cobrar una cuota aún más alta.

Además, para los que se afilien con enfermedades preexistentes, existirán tres categorías diferenciales de cuotas, de acuerdo a la patología del afiliado. Y en adelante, la Superintendencia de Salud autorizará el incremento de las cuotas, previo dictamen vinculante de la Secretaría de Comercio Interior.

La otra novedad fue que antes de aprobar la reglamentación, con un decreto de necesidad y urgencia (DNU) introdujo un cambio clave a la ley votada por el Congreso y promulgada por el propio Ejecutivo en mayo (ver página 7). El DNU especifica que las cooperativas, mutuales, asociaciones civiles, fundaciones y obras sociales sindicales por los planes voluntarios y superadores están incluidos en el marco regulatorio de la medicina prepaga. En cambio, la ley del Congreso excluía a esas entidades, lo que no fue vetado por el Gobierno cuando promulgó la ley .

Así todas las empresas, asociaciones y obras sociales que brindan servicios médicos a cambio del pago de una cuota u aporte están bajo la misma ley y la supervisión de la Superintendencia.

Las prepagas en forma directa o a través de una obra social son un servicio que típicamente consume la clase media y tiene un alto impacto en los gastos de las familias. Se estima que cuentan con 4,5 millones de beneficiarios, la mayoría provenientes de las obras sociales a través del sistema de derivación de aportes. En promedio, los planes de un matrimonio ronda los $ 1.500 mensuales. Además, desde este mes, la cuota se encareció un 9,5% y anunciaron otro aumento del 5,5% para febrero de 2012 De acuerdo a la reglamentación, publicada ayer en el Boletín Oficial, las empresas de medicina prepaga deberán informar al Ministerio de Salud de la Nación, a través de la Superintendencia de Servicios de Salud los datos demográficos, epidemiológicos y estadísticos de los más de 4 millones de afiliados a los que brindan prestaciones, poniendo a disposición de las autoridades sanitarias los padrones de sus usuarios, como así también inscribirse en un registro nacional de entidades de medicina prepaga.

Además, y como aclaró el Ministerio de Salud, en adelante, la Superintendencia de Salud pasa a ser el único organismo receptor de los reclamos de los usuarios. Hasta el momento, y por carecer de un marco regulatorio preciso, las demandas de los asociados a este tipo de empresas eran mayormente canalizadas hacia la secretaría de Defensa del Consumidor, o dirimidas en la Justicia. De todos modos, se podrá recurrir ante la Justicia si el usuario discrepa con algún norma de la Superintendencia o con una disposición de la propia ley.

Ni la ley ni la reglamentación ponen límites a la captación de afiliados de las obras sociales sindicales por parte de las prepagas a través del actual sistema de derivación de aportes. Además, algunos especialistas destacaron qu

Temas en esta nota