Moderado interés y precios en baja

Si limitada resultó la oferta de 17.984 cabezas registrada hasta el jueves en el Mercado de Liniers, incluidas las 4601 ingresadas ese día para remates especiales de fin de año, así también puede calificarse el interés que fue común a los numerosos operadores de compra que faenan para abastecer el segmento minorista de carnes en el ámbito porteño y en distritos del Gran Buenos Aires.

03deDiciembrede2011a las07:50

Con una rueda anulada por el feriado del lunes, los envíos contabilizados al día siguiente no compensaron el faltante estimado al sumar sólo 5987 vacunos, stock en el que se incluyeron haciendas procedentes de establecimientos que hacen engorde intensivo, destacadas por su calidad y por una cuidada terminación, como así también los dispersados en potreros naturales, racionados en la etapa final del engorde para lograr una preparación satisfactoria.

A pesar de ello, no pasó de discreta, en el mejor de los casos, la competencia de los frigoríficos consumeros y de los titulares de matrícula que utilizan el servicio de diferentes plantas, actitud que gravitó negativamente en la tónica de la plaza, que varió de encalmada a floja.

Caída del recupero

En los diálogos informales de pasarela que se improvisan en las pausas entre remates, se reiteró a La Nacion que la baja en el precio asignado al denominado recupero de las reses -los subproductos que quedan en el frigorífico y éste comercializa por su cuenta, como cuero, sebo y menudencias entre otros- influía en el valor que podía pactarse por las diferentes categorías de hacienda.

A pesar de las variantes negativas que se sucedieron, todavía puede calificarse favorable el promedio registrado tanto para los novillos como para las categorías livianas, éstas con una participación del 66,75 por ciento en el total comercializado.

Antes de hacer referencia a las cotizaciones, vale apuntar la amplia y sostenida participación en las subastas de la empresa Coto, que llevó novillitos medianos y pesados de buena clase y preparación, bien que objetando en algunos casos lotes considerados excedidos en gordura. El total adquirido en las tres ruedas por este supermercado ascendió a 810 animales, equivalentes al 4,53 por ciento del total adjudicado, de 17.876 vacunos.

Por conjuntos calificados especiales a buenos se pagó en novillitos $ 9/9,70 por medianos de 351/390 kg; $ 9/9,50 por pesados de 391/430 kg, y $ 7,40/8,30 por los conjuntos regulares; en vaquillonas, con una limitada inclusión del 7,76 por ciento sobre el total vendido y sólo 1426 cabezas en tres jornadas, la oscilación fue $ 8,50/ 9,10 por las de 351/390 kg; $ 7,60/8,40 por las de 391/430 kg y no más de $ 6,90/7,60 por las incompletas en preparación.

En la venta de los terneros, se pagaron $ 9,70/10,30 por los mejores conjuntos y $ 8,50/9,30 por los regulares, con máximos aislados de $ 10,95 por un corte de 313 kg y $ 10,52 con 295 kg.

Novillos, 10.8% del total

Los 1933 novillos vendidos representaron el 10,8 por ciento del total general y dieron un peso promedio de 481,45 kilos.

El Indice Liniers fue de $ 8,301 y los promedios corrientes fluctuaron de la siguiente forma: $ 8,80/9,30 por novillos de 431/360 kg; $ 8,70/9,20 con 461/490 kg; $ 8,60/9,10 con 491/520 kg, y $ 8,40/8,90 cuando superaron los 520 kilos.

La retracción de varios representantes de la industria generó tónica de flojedad para todas las clasificaciones de vacas, cuyos precios mostraron visibles descensos, a punto tal que cotejados con los vigentes en la primera semana de noviembre surge una diferencia acumulada de 70 centavos a un peso.

Por las vacas de mejor conformación se obtuvo el jueves $ 6,10/6,60, mientras que por las regulares la demanda propuso $ 5/6, frente a los $ 7,20/7,80 ya los $ 5,90/7 vigentes el miércoles 2 del mes anterior. Las mejores vacas de conserva se negociaron a $ 4,60/5,10, en tanto que las inferiores lo hicieron a $

Temas en esta nota