Con una visión en común

Acsoja, Argentrigo, Asagir y Maizar reconocieron avances, pero pidieron más estabilidad para la inversión.

Por
03deDiciembrede2011a las08:14

El clásico evento de fin de año de las cuatro cadenas de cultivo de la Argentina (Acsoja, Argentrigo, Asagir y Maizar) fue el lugar elegido por los titulares de las cuatro entidades para marcar algunas de las ideas que tiene cada una de ellas. Remarcaron que para concretar los objetivos que se propuso el PEA “se requiere que la relación público-privada genere las condiciones para permitir la atracción y concreción de mayores inversiones”.


Agregaron que la Argentina se encuentra ante una inmejorable oportunidad para suplir parte de la demanda creciente de cereales, aceites, harinas, proteínas, carnes y sus derivados, así como fibras y biocombustibles. Y destacaron que las cuatro cadenas son parte central de un sector que generan en su conjunto el 36% del empleo, el 19% del PBI, el 44% de la recaudación impositiva y el 55% de las exportaciones nacionales. También llamaron a alcanzar “acuerdos de largo plazo”, para que “todos” los sectores que las componen expresen su potencial de producción e inversión.


“No se lograrán los objetivos mencionados si la ecuación es de suma cero”, indicaron.
Sí reconocieron la iniciativa del Ministerio de Agricultura de acelerar los procesos de aprobación de nuevos eventos biotecnológicos, así como el trabajo de posicionamiento de los productos argentinos en mercados mundiales.


Sin embargo, enumeraron varios temas pendientes: el reconocimiento de la propiedad intelectual en trigo y soja (para lo que apoyaron “el tratamiento legislativo de la modificación de la Ley de Semillas”), la reactivación del sistema ferroviario y fluvial de cargas, la estimulación de la incorporación de las gramíneas en la rotación y revertir el impacto negativo que el sistema de ROEs tiene sobre la comercialización de trigo y maíz.


“Los ROE´s no funcionan como un registro, sino como licencias no automáticas que provocan interferencias e incertidumbre que se traducen en sobrecostos en las cadenas y desestimulan el aumento de la producción”, criticaron.


A su vez, expresaron que “la paulatina adecuación de la política tributaria, modificando la ubicación de la carga impositiva y corrigiendo distorsiones, inducirá a la aplicación del mejor paquete tecnológico, con aumento de la producción y manteniendo e incrementando la competitividad de la agroindustria argentina”.

Temas en esta nota