Buenos rendimientos, pero malos precios para los cultivos

La situación de los cultivos de la campaña 2011/2012 puede resumirse así: trigo iniciando la cosecha en la región pampeana norte con rindes inferiores a los del año pasado, maíz con buen desarrollo inicial, girasol superando los 60 centímetros de altura en el oeste y en el sur bonaerense, en buenas condiciones, y sojas tempranas bien implantadas

Por
03deDiciembrede2011a las08:19

La situación de los cultivos de la campaña 2011/2012 puede resumirse así: trigo iniciando la cosecha en la región pampeana norte con rindes inferiores a los del año pasado, principalmente por escasez de humedad en la encañazón y fines de llenado del grano; maíz con buen desarrollo inicial encaminándose a la etapa de máximos requerimientos hídricos con medianas reservas de humedad en el suelo, sobre todo en el sur de Santa Fe, nordeste de Buenos Aires y en el sur de Córdoba; girasol superando los 60 centímetros de altura en el oeste y en el sur bonaerense, en buenas condiciones, y sojas tempranas bien implantadas, a las que les siguen las de siembra intermedia aprovechando las lluvias recientes.

Es decir, cultivos con perspectivas de razonable evolución agronómica. El problema está tranqueras afuera, en los precios, que muestran fuertes caídas en relación con tres meses atrás, como consecuencia de la arbitrariedad en el manejo de los mercados internos y de los problemas económicos en los países del hemisferio norte.


¿Qué se puede esperar para el futuro? "Corto plazo malo; largo plazo mejor. La volatilidad continuará por un tiempo por la crisis en la zona euro y en EE.UU., pero hay un buen futuro para el campo", adelantó el economista Juan José Llach, al hablar en el reciente congreso de los CREA del Sudeste. "La historia camina por las calles", graficó Llach al considerar la actualidad de la crisis europea, caracterizada por manifestaciones de protesta en Grecia, España y otros países de la región. "En ese bloque, las soluciones han ido detrás de los acontecimientos y eso permite prever que no crecerá en 2012", agregó.


El economista advirtió que asoma un mundo nuevo, en el que los países emergentes desplazan a los de la Unión Europea y a los Estados Unidos como vectores de la economía. "La solución más rápida para la crisis de Europa sería un rescate generalizado de su deuda por los países de Oriente, que mantienen gran solidez en sus economías", apuntó Llach.

Este nuevo mapa del poder económico mundial es lo que genera esperanzas de una recuperación de los precios internacionales de los granos en el mediano plazo, según la visión del orador. "Los países emergentes siguen creciendo en medio de la crisis de Occidente y esa etapa durará -con altibajos- por lo menos hasta 2025, sostenida en el tiempo por la urbanización de sus poblaciones, lo que implica mejoras en la dieta", argumentó.

En el plano interno, en cambio, Llach es menos optimista. Criticó el "racionamiento del mercado del dólar" que impuso el Gobierno. "Una vez que se instala el control de cambios, es muy difícil de sacar", adelantó. Esta intervención va a generar tensiones en la tasa de interés y eso tendrá un costo tangible en la actividad económica", adelantó.

Por Carlos Marín Moreno

Temas en esta nota