Expectativa en el mercado por las definiciones sobre el futuro de Europa

Alemania y Francia negociarán hoy detalles del acuerdo que se tratará el viernes. Italia dio una señal positiva al aprobar un plan de ajuste por 24.000 millones de euros.

05deDiciembrede2011a las07:54

Los ojos de los operadores bursátiles de todo el mundo estarán puestos hoy en la cumbre franco-alemana que acordaron a fines de la semana pasada la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy. Las expectativas de los operadores para el encuentro está en la posibilidad de ver pistas respecto al grado de avance de un acuerdo para enfrentar la crisis a través de una mayor integración entre los países de la zona euro, y que se espera sea concretado el viernes próximo, durante una cumbre de jefes de estado de la Unión Europea. La previa es favorable. Ayer Italia aprobó una paquete de medidas de ajuste por 24.000 millones de euros, demostrando la “voluntad” de seguir perteneciendo al euro. “Italia tiene que elegir entre los sacrificios necesarios o un Estado en bancarrota y un euro destruido”, afirmó Mario Monti, el primer ministro de ese país.

El viernes pasado, los mercados coronaron una de sus mejores semanas en meses, con subas en el día de hasta 3% en las plazas de Europa y números positivos en Wall Street. Las plazas de todo el mundo operaban ilusionadas por lo que parece ser el primer paso hacia una solución de la crisis en la euro zona y datos que muestran una leve mejoría de la actividad económica en los Estados Unidos.

En el encuentro de hoy y en la cumbre del 9 de diciembre próximo se está cocinando una nueva estrategia para afrontar la crisis de deuda en la zona euro. La intención de Francia y Alemania es fortalecer la unión monetaria a través de la conformación de una “unión fiscal”, es decir, el establecimiento de normas rígidas para limitar el gasto de los países sobreendeudados, de manera tal que los rescates no caigan en saco roto. Además, los líderes europeos buscarán crear un mecanismo de toma de decisiones más eficiente y rápido que el actual, siempre burocráticos y extenso por la participación de los parlamentos de los 17 países que usan al euro como moneda. Estos acuerdos habilitarían una acción más decisiva del Banco Central Europeo (BCE) a la hora de proteger el valor de los bonos soberanos de los países miembro de la euro zona, además de generar más consenso entre los gobiernos para repotenciar al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), con un poder de fuego de 1 billón de euros para ejecutar rescates y garantizar liquidez.

Los rendimientos de los bonos italianos a 10 años cayeron el viernes pasado por debajo del 7% –nivel que activó los rescates de Grecia y Portugal– a un mínimo de dos semanas del 6,49%. Los rendimientos de emisiones de deuda españolas a 10 años bajaron 12 puntos a 5,67%. Sus diferenciales sobre los bonos alemanes bajaron alrededor de 65 puntos base desde el miércoles.

Mientras tanto, los datos económicos en los Estados Unidos mostraron signos de que el estancamiento de la economía no es tan absoluto. En la última jornada de la semana pasada se conoció que la tasa de desempleo bajó a 8,6% en noviembre, desde el 9% del mes anterior, debido a la creación de 140 mil empleos por parte del sector privado.

Las expectativas por las medidas europeas y los datos favorables de la economía estadounidense hicieron de la semana pasada una de las mejores en mucho tiempo para las bolsas del mundo. Las acciones estadounidenses cerraron el viernes estables, pero anotaron su mejor semana en casi tres años. El promedio industrial Dow Jones cedió 0,01%, mientras que el índice Standard & Poor’s 500 perdió 0,02%. En Europa, el IBEX español avanzó 1,8%, el DAX alemán ganó 0,7%, París 1,1% y Atenas 2,9%. Con todo, la tendencia positiva de los últimos días va a ser puesta a prueba esta semana. Los inversores estar

Temas en esta nota