Ahora los ricos huyen del euro y se refugian en el dólar y el yen

Los inversores más ricos de Europa están sacando su dinero en euros en medio de los temores de que la moneda única pueda no sobrevivir a la crisis de deuda soberana, con el dólar y el yen como los destinos más favorecidos, de acuerdo a banqueros.

Por
06deDiciembrede2011a las07:54

Un banquero privado de un grupo mundial que se especializa en clientes con valores por al menos u$s 5 millones dijo que su equipo había visto un repunte del número de clientes que huyen del euro desde que el banco central alemán tuvo que intervenir para impedir el fracaso de la subasta de bonos el mes pasado. Describió la tendencia como “entre un goteo y una inundación”, subrayando que el dólar había sido el refugio favorito, seguido por el yen japonés.

La libra británica se considera demasiado atada al futuro de la zona euro para actuar como un amortiguador eficaz en la unión monetaria, añadió, hablando bajo condición de anonimato. Richard Cookson, jefe de inversión en el brazo de banca privada de Citi que satisface a clientes con activos valorados en más de u$s 25 millones, también dijo que había visto cómo los clientes “salían del euro”. Advirtió, sin embargo, que la complejidad y la potencial gravedad de un colapso del euro hacía difícil saber cómo proteger la riqueza.

“Este es uno de los momentos determinantes en la historia de la economía europea y mundial y si va mal, irá muy, muy mal”, indicó. “Puedes equilibrar el riesgo de una caída abrupta de una divisa y salvaguardarla cuando suba, por ejemplo, pero ¿cómo lo vas a salvaguardar cuando desaparece?”, preguntó. Ronnie Ludwig, socio con sede en Edimburgo del equipo de clientes privados en la firma de contabilidad Saffery Champness, dijo que había visto que algunos clientes movían más dinero a la libra esterlina, enfrentándose a unas tasas de interés realmente negativas para ganar en tranquilidad. Pero algunos apuestan a la libra. El Reino Unido es fiscalmente conservador y tiene voluntad para rescatar a bancos con problemas, como quedó demostrado en la crisis financiera de 2008. “‘Hay algo de preocupación en torno al euro y algunas personas se están yendo a otras monedas como la libra esterlina. Se percibe que estamos haciendo lo correcto”, dijo.

Temas en esta nota