Legitiman nuevas entidades agrarias

El Gobierno comenzó a dar pasos concretos para licuar el poder de la Mesa de Enlace y quebrar su histórica alianza con la UATRE , el gremio rural que se declaró en “estado de alerta y movilización“.

Por
13deDiciembrede2011a las07:30

A la par de impulsar que el Congreso apruebe en extraordinarias una ley para modificar el estatuto del Peón Rural (y con ello eliminar el Renatre), el Ejecutivo ayer avaló el ingreso de dos nuevas cámaras empresarias a la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA), donde se definen salarios y condiciones laborales .

Las nuevas patronales que se sentarán en esa mesa de discusión junto a la Sociedad Rural, Coninagro, Federación Agraria y CRA son la CAME (ex Coordinadora de Actividades Mercantiles, rebautizada como Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa) y la Federación de Organizaciones de la Agricultura Familiar (FONAF).

Ambas entidades comenzaron a crecer después del conflicto con el agro de 2008, apañadas por la gestión kirchnerista. CAME, dirigida por Osvaldo Cornide, comenzó a pulsear por ganar representatividad en muchas economías regionales descuidadas por los dirigentes de la Mesa de Enlace . Y la FONAF cobró forma con la creación de la Secretaría de Desarrollo Rural y captó a varios ex dirigentes de la Federación Agraria. Ahora, a partir de la Resolución 1541 firmada por el ministro Carlos Tomada, estas entidades filo-oficialistas quedaron habilitadas para discutir a la par de las entidades históricas.

La modificación de la CNTA se suma a otros movimientos del Ejecutivo que cuestionan la representatividad de la Mesa de Enlace y de la UATRE, que conduce Gerónimo “Momo” Venegas, un dirigente que apoyó la candidatura presidencial de Eduardo Duhalde.

La más osada de estas iniciativas es el pedido para que el Congreso apruebe este mes un nuevo estatuto del peón rural. Allí, según Venegas, “se propone destruir eliminar el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores, que las cuatro entidades y la UATRE administran eficientemente desde hace casi 10 años, para transformarlo en una dependencia burocrática del Ministerio de Trabajo”.

El gremio se declaró ayer en estado de alerta y movilización. Ya protagonizó algunos cortes de ruta en protesta porque las autoridades homologaron un aumento salarial del 25%, cuando se había acordado con la Mesa de Enlace una recomposición superior, del 35,7%.

Por Matías Longoni.

Temas en esta nota