El kirchnerismo acelera el tratamiento de leyes clave

El trámite veloz, sacó dictamen del presupuesto, la emergencia económica y el mínimo de Ganancias.

13deDiciembrede2011a las07:54

El oficialismo hizo ayer ostentación de su flamante hegemonía en la Cámara de Diputados. En un trámite inusualmente veloz, como si cumpliera con una simple formalidad, despachó en la Comisión de Presupuesto una seguidilla de proyectos económicos clave para la nueva gestión de Cristina Kirchner, a los que confía darles media sanción esta misma semana en sesiones maratónicas.

El listado incluyó el presupuesto 2012, que el oficialismo aprobó en menos de diez minutos; también, las prórrogas de la ley de emergencia económica y del impuesto al cheque hasta diciembre de 2013; del tributo que grava el precio final del cigarrillo hasta 2012, y de los derechos de exportación de hidrocarburos, por otros cinco años. Pero la gran sorpresa vino con el proyecto de ley sobre ganancias, recién salido de las usinas gubernamentales: en él se delega en el Poder Ejecutivo la facultad de imponer el mínimo no imponible del tributo, una atribución que hasta ahora es del Congreso. En el plano político, el Gobierno pretende apurar, en tiempo récord, la ley que le habilita el control sobre la producción y venta de papel de diario, iniciativa que legisladores de la oposición y organismos no gubernamentales califican de atentatoria de la libertad de expresión.

Por lo pronto, la mayor atención oficialista se focaliza en el temario económico no sólo para asegurar la administración del Estado -como es el caso del presupuesto 2012-, sino, sobre todo, para garantizarle al gobierno kirchnerista el manejo concentrado de la recaudación tributaria, máxime cuando se admite que vendrán tiempos de menor crecimiento.

Sin pérdida de tiempo, planea darle media sanción a todo el paquete económico mañana y pasado mañana en el recinto, para que rápidamente el Senado pueda convertirlo en ley antes de fin de año.

Con este mandato, una tropa oficialista compacta e invulnerable se impuso en la Comisión de Presupuesto frente a una oposición entre resignada y testimonial.

Roberto Feletti, ex viceministro de Economía y nuevo presidente de la comisión, no fue con vueltas. "Este tema -por la iniciativa del presupuesto 2012- ya fue suficientemente debatido. Sería razonable pasarlo a la firma", arrancó. Obedientes, los legisladores kirchneristas estamparon su firma. Ninguno de ellos pidió la palabra y ni siquiera se molestaron en retrucar las críticas de los opositores. Tampoco lo hizo Feletti, quien se limitó a dirigir la reunión y a acelerar el trámite.

La iniciativa del Gobierno propone, en líneas generales, gastos corrientes y de capital por un total de 505.129 millones de pesos e ingresos por 506.576 millones; prevé una inflación del 9,2 por ciento y un tipo de cambio de 4,40 pesos por dólar.

El proyecto de presupuesto también incluye alrededor de 70.000 millones de pesos en subsidios, monto que el Gobierno no quiso corregir pese a que anunció la eliminación de una buena parte de ellos.

La oposición anticipó su rechazo. "No vamos a aprobar a libro cerrado las inconsistencias macroeconómicas del presupuesto ni aceptar una distribución autoritaria de los recursos entre las provincias", sintetizó Eduardo Amadeo (Frente Peronista).

Justamente, varios diputados cuestionaron que la nueva prórroga del impuesto al cheque no sea coparticipable. "Es un tributo regresivo; proponemos su eliminación gradual y coparticipación entre las provincias", dijo el diputado de Pro Jorge Triaca.

La emergencia económica, que data de 2002, también fue rechazada por los legisladores opositores. "Con esta ley, el Gobierno no pretende atender situaciones de emergencia, sino más bien seguir ejerciendo facultades discrecionales de manejo", enfatizó Alfonso Prat-Gay (Coalición Cívica).

El proyecto sobre ganancias, que confirma la suba del

Temas en esta nota