Aparecen los dólares: el Banco Central pudo comprar u$s 200 millones

Con la intervención de ayer, que marcó un récord en siete meses, la mesa oficial ya compró casi u$s 800 millones en menos de un mes. No hay compras genuinas de divisas y se amplió la oferta de exportadores como mineras y petroleras. También hay más demanda de pesos por fin de año. El dólar quedó estable en el microcentro porteño en $ 4,30 para la venta.

13deDiciembrede2011a las08:03

El Banco Central (BCRA) arrancó con el pie derecho el primer día de gestión del segundo mandato de Cristina Fernández. La autoridad monetaria consiguió comprar ayer u$s 200 millones sin alterar los precios del dólar, un volumen que no registraba desde mediados de mayo en el contado del mercado cambiario mayorista. Las reservas internacionales, no obstante, arrojaron un saldo negativo, por la importante caída que marcó el oro, el euro y los títulos públicos. Al cierre, la divisa estadounidense se acomodó –en el sector en el que operan bancos y empresas– en los $ 4,278 para la compra y $ 4,279 para la venta, una milésima arriba del final del viernes. En bancos y casas de cambio de la city, el billete se mantuvo en $ 4,26 para la compra y $ 4,30 para la venta.

Con esta intervención, la mesa oficial ya compró casi u$s 800 millones en menos de un mes. El cambio de tendencia comenzó a mediados de noviembre gracias a los controles cambiarios impuestos a fines de octubre por el Gobierno (y vigentes a hoy) que tienen por objeto frenar la dolarización del público y que el Central deje de perder reservas. En los últimos días, el oficialismo comenzó a palpar resultados.

Por un lado, se bloqueó la fuga de capitales (formación de activos externos) que hasta las medidas promediaba los u$s 3.000 millones mensuales y con ello se liberó la presión de la demanda sobre el tipo de cambio. Hoy se estima que la salida de fondos se ha reducido a la mitad. Por otra parte, la normativa que obligó a empresas exportadoras como petroleras y mineras a liquidar el 100% de sus divisas generadas de su actividad y al sector asegurador a repatriar al totalidad de sus fondos del exterior, ayudó a aumentar la oferta de divisas: este flujo extra comenzó a materializarse desde la semana pasada. Ambas medidas ayudaron a descomprimir el mercado y a que el organismo conducido por Mercedes Marcó del Pont pueda volver del otro lado del mostrador sin mayores problemas.
Pero también acompaña un efecto estacional: en diciembre se redobla la demanda de pesos. A fin de año aumenta la necesidad de moneda local tanto de empresas (para hacer frente a obligaciones como el pago de aguinaldos) como de particulares (por las vacaciones, por ejemplo). Por esa razón, ya se preveía un desarme de posiciones dolarizadas.

Éstas son buenas noticias para Marcó del Pont. Hasta el 2 de diciembre (último dato oficial), las arcas registran un rojo de más de u$s 6.000 millones. Las reservas de libre disponibilidad para pagar deuda, que se ubican por encima de la base monetaria dejaron de existir en las últimas semanas. Los dólares en poder del organismo llegaron a ser de $ 199.666 millones al 2 de diciembre y se ubicaron por debajo de los $ 205.841 millones que registró la base monetaria ese mismo día. El proyecto de Presupuesto 2012 presentado al Congreso prevé el pago de unos u$s 5.670 millones con recursos de la autoridad monetaria.

A su vez, la entidad deberá afrontar en los próximos días un fuerte vencimiento que repercutirá en el nivel de reservas. Se trata del pago del cupón PBI, que costará unos u$s 2.300 millones. Se estima que de esta forma el stock podría caer por debajo de los u$s 45.000 millones, aunque dependerá de lo que se pague a los tenedores internacionales. El último pago de Boden 2012, por ejemplo, generó una disminución de u$s 1.900 millones, equivalente al 86% del total. Si las condiciones del mercado se mantienen estables, el BCRA tendrá un mayor margen para sortear los pag

Temas en esta nota