El Banco Central volvió a comprar y ya sumó u$s 1.000 millones en un mes

En un mercado sin demanda, el BCRA es el único comprador. Ayer sumó otros u$s 200 millones. Ahora no sólo emite pesos a través de Lebac sino también vía el mercado cambiario.

Por
14deDiciembrede2011a las07:55

Las condiciones del lunes se mantuvieron en la rueda de ayer y continuaron favoreciendo al Banco Central (BCRA). La autoridad monetaria consiguió captar otros u$s 200 millones en el contado del mercado mayorista, misma cantidad que sumó en el arranque de la semana (y del nuevo mandato de Cristina). De esta manera, las compras oficiales marcaron una cifra de u$s 1.000 millones en los últimos treinta días.

En otra jornada dominada por la ausencia de demanda, el dólar se mantuvo estable y no presentó cambios en el circuito donde operan bancos y empresas y terminó en $ 4,278 para la compra y $ 4,279 para la venta. En las pantallas de entidades financieras y casas de cambio quedó invariable en $ 4,26 para la compra y $ 4,30 para la venta.

El cambio de tendencia de la mesa del Central se da en un contexto de mercado “estrictamente controlado”, según describen en la city. Además de los recientes controles, el lunes se conoció que a partir de mañana los bancos estarán obligados a informar al BCRA un detalle de todas las operaciones relacionadas con la compra de dólares para los próximos 10 días hábiles, extendiendo de esta manera el plazo de esta exigencia que empezó a regir a partir de noviembre en cinco días más. El cambio también servirá como traba adicional para retrasar algunas órdenes de compra de divisas de la importación.

Pero al mismo tiempo, la normativa que obligó a empresas exportadoras como petroleras y mineras a liquidar el 100% de sus divisas generadas de su actividad y al sector asegurador a repatriar al totalidad de sus fondos del exterior ayudó a aumentar la oferta de divisas: este flujo extra comenzó a materializarse desde la semana pasada. Ambas medidas ayudaron a descomprimir el mercado y a que el organismo conducido por Mercedes Marcó del Pont pueda volver del otro lado del mostrador sin mayores problemas. Pero también acompaña un efecto estacional: en diciembre se redobla la demanda de pesos. A fin de año aumenta la necesidad de moneda local tanto de empresas (para hacer frente a obligaciones como el pago de aguinaldos) como de particulares (por las vacaciones, por ejemplo). Por esa razón, ya se preveía un desarme de posiciones dolarizadas.

El problema que se le está generando a Marcó del Pont es que ahora también está expandiendo la base monetaria vía mercado de cambios, mientras que hasta hace un mes era una fuente de esterilización al vender divisas. Esta inyección se agrega a los pesos que está volcando a la economía al no renovar su deuda. Cuando parecía que la subasta del martes pasado sería un punto de inflexión (fue la primera vez en meses que el BCRA logró renovar el vencimiento de sus títulos), ayer las ofertas para estos bonos volvieron a ser inferiores a los vencimientos. En la licitación de Letras (Lebac) y Notas (Nobac) de ayer las propuestas alcanzaron un nivel de $ 1.339 millones, de los cuales se adjudicó $ 1.111 millones. Como vencían $ 2.100 millones, la entidad terminó volcando unos $ 989 millones. En los bancos explican que es “un movimiento lógico en un mes en el que las entidades necesitan de liquidez para hacer frente a la alta demanda de pesos”.

Temas en esta nota