Valores con rumbo incierto

El mercado de granos internacional sigue sorprendiendo a quienes no terminan de entender la tremenda influencia de los llamados "factores externos" sobre la evolución de los precios.

Por
17deDiciembrede2011a las08:48

En efecto, la crisis europea esta obligando a los fondos de inversión a liquidar posiciones en Chicago para cubrir pérdidas en los mercados que constituyen su "hábitat natural", es decir, los mercados financieros. A su vez, la debilidad del euro frente al dólar tampoco ayuda a las commodities que cotizan en la moneda estadounidense.

En semejante contexto, a las cotizaciones en Chicago les resulta muy difícil evolucionar exclusivamente en función de sus propios fundamentos y no son pocos los que suponen que si así fuera los valores se recuperarían fuertemente. No comparto ese diagnóstico. La cuestión es al revés. La soja en Chicago trepó de 360 dólares por tonelada en julio de 2010 a 530 en agosto de 2011 por el accionar especulativo de los fondos, sin que los fundamentos del mercado pudieran explicar semejante comportamiento. Así, lo que ha venido sucediendo en los últimos tres meses es que el mercado ha perdido buena parte de ese componente especulativo y los precios ahora se han ubicado en niveles más acordes con los fundamentos del mercado.

Ahora bien, ¿Cómo sigue la historia? Quienes piensan que la crisis financiera se va a superar rápidamente y que la producción sudamericana de soja va a sufrir serios contratiempos pueden esperar para tomar decisiones. Si ambos factores se verificaran en forma simultánea, la expectativa de precios se modificaría positivamente. Quienes opinen lo contrario (en ambas cuestiones) deben actuar ante la eventualidad de nuevas y adicionales bajas en las cotizaciones de la soja.

Los actuales niveles de precios en Chicago son buenos. Lo que resulta intolerable es la exacción del 35% sobre los valores FOB que sufre el productor argentino de soja. Pero no se debe caer en la trampa y permitir que ello derive en un error de diagnóstico. Los precios locales se mueven al compás de Chicago, casi sin interferencias. Es cierto que la falta de lluvias en América del Sur debería generar alguna recomposición en las cotizaciones en las próximas semanas, pero todo pareciera indicar que, por el momento, priman los llamados factores externos.

En el caso del maíz (derechos de exportación en 20%) la cuestión se agrava por la increíble política oficial en lo que se refiere a la liberación de los excedentes exportables. Ello genera un castigo extra sobre los precios FAS y ubica a los mismos en niveles que podrían soportar pérdidas adicionales en Chicago.

La plaza triguera local, va camino al séptimo ciclo consecutiva en el cual el proceso de formación de precios se ve desvirtuado por el accionar oficial. No obstante ello, en los últimos días se han anotado negocios tanto a Brasil como al resto del mundo a niveles FOB que equivaldrían a un FAS de US$ 155/160. Esto muestra que el trigo argentino comienza a competir no solo frente al estadounidense, sino también al del Mar Negro.

Por Enrique Erize - El autor es vicepresidente de Nóvitas SA.

Temas en esta nota