Barajar y dar de nuevo

Condicionado por la intervención oficial y la crisis europea, el campo enfrenta un año con alta volatilidad y números muy ajustados

17deDiciembrede2011a las09:43

 Una vez delineado el nuevo organigrama político y con Norberto Yauhar como nueva cabeza del Ministerio de Agricultura, los interrogantes han superado ampliamente a las certezas sobre lo qué se puede esperar para 2012 para cada uno de los sectores de la producción. Y en este punto, con un gobierno con amplio apoyo electoral, un Congreso dominado por la mayoría kirchnerista, aumento de costos, márgenes de renta ajustados y un panorama de precios aún confuso y atado a la crisis europea, los expertos consultados por La Nacion coinciden en que para la mayoría de los sectores el panorama no es precisamente prometedor.

"Un cambio de ministro de Agricultura no significa necesariamente un cambio de política. Hay reclamos acumulados desde hace años del sector, y siguen sin solucionarse. Si la actitud del Gobierno no cambia, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sigue digitando como lo hace la política agropecuaria, va a ser un año complicado productiva y políticamente", sintetizó Julio Currás, vicepresidente primero de la Federación Agraria Argentina (FAA).

En tanto, en los pasillos del Ministerio de Agricultura pronostican que habrá una política de puertas abiertas y diálogo con el sector rural, un fuerte acento en el cumplimiento del Plan Estratégico Agropecuario (PEA) y que continuará la intervención estatal en los mercados. Sin embargo, el propio Yauhar y algunas voces oficiales deslizaron que, para poder cumplir con los objetivos de aumento de la producción del PEA, tal vez haya cambio en el esquema de control de trigo y maíz, aunque sin llegar al nivel de apertura total de las exportaciones de granos.

"Se está trabajando para generar un proyecto alternativo para los granos, hay un desnivel que se produce y es lo que vamos a tender a corregir", dijo Yauhar.

Yendo al panorama sector por sector, los diagnósticos para cada rubro son diferentes. Así, la lechería y la carne podrían tener un año normal, y las cosas serían más difíciles para el maíz, el trigo, la soja, las economías regionales y la maquinaria agrícola. Sumado a esto, los expertos pronostican dificultades en la obtención de financiamiento y valores de las commodi ties muy atados a la crisis económica internacional.

Más bajas

En cuanto a los precios de los granos, para los expertos el mercado aún no llegó a su piso. "A nivel mundial, creo que el precio de la soja aún puede bajar un poco y el maíz podría tener una baja más fuerte aún", destacó el corredor Javier Buján, presidente de Kimei Cereales. Por su lado para Ricardo Baccarin, vicepresidente de Panagrícola, la soja se movería en una franja entre los US$ 400 y 470, y podría aún perforar el piso de los US$ 400.

Ambos expertos coincidieron en que el desarrollo de la crisis europea, y una posible desaceleración en China, van a seguir influyendo fuertemente en los precios de Chicago. "Se va a necesitar una solución concreta y contundente a la crisis del euro, o una situación de sequía muy fuerte para revertir este panorama de precios y volver a ver subas", señaló Baccarin.

Productivamente hablando, el panorama del trigo y el maíz para 2012 es negro. "El productor arranca 2012 en la situación de no poder vender lo que produce y tratando de buscar alternativas, porque no puede seguir almacenando el maíz y el trigo que no puede vender", dijo Santiago Del Solar, referente del Movimiento CREA.

"Esto va a afectar el área sembrada a futuro. Por ejemplo, en Salta, que arranca el cultivo de maíz en enero, según un sondeo de Prograno, la intención de siembra sería del 10% de la superficie total cultivable de la provincia, versus el 21,57% de la campaña pasada", destacó Del Solar.

Respecto del financiamiento, Buján prevé panoramas diferentes para

Temas en esta nota