Quieren pagar los impuestos con trigo

Productores de Pehuajó y General Viamonte sostienen que es la única vía que les deja el Gobierno por las trabas oficiales para vender. La iniciativa ya es motorizada por un grupo de diez productores.

19deDiciembrede2011a las07:22

En medio de las dificultades que afrontan para comercializar libremente su producción de trigo y maíz, por la intervención del Gobierno y los fuertes descuentos que reciben en caso de que puedan vender, en Pehuajó y General Viamonte los productores elaboraron una propuesta inédita: quieren abonar los impuestos usando como moneda de pago estos dos cereales.

En Pehuajó, la iniciativa ya es motorizada por un grupo de diez productores. Uno de ellos, Santiago Galíndez, es productor, asesor y "agroconcejal" por Unión Pro y acaba de presentar en el Concejo Deliberante local un proyecto de ordenanza en ese sentido. Allí propone que los impuestos municipales como la tasa vial, alumbrado, barrido y limpieza y guías y certificados para la producción se puedan pagar con trigo y maíz en una cuenta a nombre de la municipalidad en un acopio local de granos.

Hoy, en términos legales, no está habilitado el pago de un tributo en especies, como sería este caso.

Al margen de los tributos municipales, el objetivo de los productores es que también puedan pagar con estos granos impuestos provinciales, como el inmobiliario rural e ingresos brutos, y nacionales a la AFIP, como Ganancias.

Los productores quieren que su mercadería sea tomada al precio FAS teórico, que es la capacidad real de pago de los compradores menos gastos comerciales. Ese valor estuvo en los últimos tiempos en torno de los 700 pesos la tonelada. No obstante, en el mercado se terminó ofreciendo poco más de $ 500, según la calidad de la mercadería. "Alguien ampara a quienes nos pagan menos; hay cinco exportadores que se benefician. Por eso, la filosofía de este proyecto es una protesta a lo que nos provoca el Estado", señaló Galíndez a LA NACION.

Los productores de la zona todavía tienen mercadería sin vender de la cosecha pasada, 2010/2011. Esto sería más de un 20 por ciento. En cuanto a la nueva, que están cosechando, ese porcentaje trepa a más de 80 por ciento.

Entre las dificultades para comercializar y los precios más bajos de lo que marca la capacidad de pago, allí hay productores que no quieren resignarse a esta situación. "Yo tengo hace tres años, en acopios locales, trigo sin vender porque no lo quiero regalar. Son unas 800 toneladas", contó Juan Martín Perkins, productor. "He vivido de la soja; con esto [por las trabas] están consiguiendo que todo se sojize", añadió.

El trigo allí está en retirada. De 30.000 hectáreas que se sembraron en el ciclo 2008/2009, cayó a 18.900 hectáreas la campaña pasada. Galíndez, por ejemplo, llegó a sembrar 250 hectáreas hace tres años y hoy la cuenta es "cero", como él mismo dice. "Se está dejando de hacer trigo y lo reemplazamos por cebada [un cultivo no intervenido por el Gobierno]", señaló Perkins.

Luis Dillon, productor de Pehuajó, graficó el temor que ronda en la zona: que las dificultades para vender ocasionen una cesación de pagos a otros sectores. "Tememos que se corte la cadena de pagos, porque no podemos vender y la financiación de los bancos privados se suspende. Por eso, buscamos una alternativa para el problema de la cadena de pagos", explicó.

En Pehuajó hicieron el siguiente cálculo. Sólo en lo que se refiere a la tasa vial, la municipalidad debería cobrarles 10.731.480 por año. Si se pagara el FAS teórico, con 10.730 toneladas de trigo los productores podrían cancelar el tributo. No obstante, con el menor valor que hoy cobran por la intervención deberían destinar más toneladas a ese fin: 27.874.
Otro caso

Si bien el proyecto de ordenanza para pagar impuestos con estos cereales ya está en el Concejo Deliberante local, su suerte parece depender del kirchnerismo, que domina el poder local.

Temas en esta nota