En Wall Street crecen los partidarios de la hipótesis de un aterrizaje brusco de la Argentina en 2012

Primero fue JPMorgan. Y ahora también Bank of America. Hablan de una expansión de 1% para 2012, lejos aún del consenso. Se prevé incluso un escenario extremo de caída de 4%.

Por
19deDiciembrede2011a las08:02

Los bancos de inversión más importantes del mundo están afinando el lápiz alrededor de sus proyecciones de crecimiento para la Argentina en 2012. El consenso es que luego de la fuerte expansión económica de este año, al país se le viene un aterrizaje considerable, pero a la hora de hacer los cálculos respecto a cuán fuerte será esa desaceleración, el Bank of America dio la nota y dijo que Argentina crecerá apenas 1% durante el año próximo. JPMorgan ya había picado en punta días atrás con idéntica previsión.

El informe del Bank of América (BofA) pinta un panorama oscuro para la Argentina, y menciona presiones negativas como la crisis externa, la tendencia a la baja de los precios de los commodities, tasas de interés que se mantendrán en alto durante todo el año próximo y un “duro ajuste ortodoxo” con recortes de subsidios y suba de impuestos. La caída calculada es la más fuerte de toda América Latina: para la región, estima una desaceleración desde el 4,1% este año, a un más moderado 3,3% el año próximo.

El nivel de crecimiento estimado por el banco pone en duda las apuestas por la vedette del mercado local, los cupones PBI. Esos títulos, que pagan de acuerdo al crecimiento de la economía, ya tienen garantizado el pago en diciembre 2012 por la actividad económica de este año, pero para que vuelvan a pagar renta en 2013 el crecimiento durante el año que viene debe ser de, al menos, 3,3%.

El Royal Bank of Scotland (RBS) se sumó a los que ponen descreen de la validez de las apuestas por un pago del cupón PBI en diciembre de 2013. “No estamos recomendando los cupones PBI”, le dijo Siobhan Morden, economista en jefe para América Latina de RBS a Bloomberg. Sus estimaciones de crecimiento para 2012 están en 3,6%, lejos de las que estima el BofA, pero lo demasiado cercanas al límite como para avalar apuestas por los cupones. Barclays, por su parte, estima un crecimiento de 2,8%.

Las proyecciones de la banca de inversión internacional contrastan mucho con las locales. Una encuesta a 9 economistas argentinos hecha por Bloomberg a principios de este mes arrojó como resultado una mediana de 4,3% de expansión del producto en 2012.

Controles
El punto en común entre las dos previsiones más negativas del mercado, la de JPMorgan de principios de mes y la más reciente del BofA, es la evaluación de las intervenciones del Gobierno en el mercado cambiario y en la fluctuación de las tasas. Esas dos decisiones dispararon recortes en sus outlooks.

“El intervencionismo sobre las tasas y el mercado de cambios han mellado más aún la confianza, en nuestra opinión”, señala el informe del BofA. “Como resultado, pensamos que la fuga de capitales permanecerá fuerte durante 2012”.
El escenario que plantea el informe estima además en 19,5% la depreciación del peso durante los próximos doce meses ($ 5.20 en diciembre 2012), tasas que no bajarán del 18% y una inflación estable en 25%.

Y esto, sólo en su escenario base. Una mayor complicación del panorama externo, debido a un agravamiento de la crisis de deuda europea que impacte en los precios de commodities, podría arrastrar a la economía argentina a una contracción del 4% de su PBI, advierte.

Por Matías Barbería.

Temas en esta nota