En el Senado se aprobó con respaldo opositor el dictamen de la ley de tierras

Salvo el radicalismo, todos los bloques que integran la Comisión rubricaron el proyecto con media sanción de Diputados.

20deDiciembrede2011a las07:30

Para la senadora Graciela De La Rosa se trata de “un proyecto histórico” con impacto en la coyuntura y en el largo plazo. Previo a tratar la ley de tierras los senadores designaron como vicepresidenta de la comisión la correntina Josefina Meabe.

En su debut al frente de la comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca, la senadora Graciela De La Rosa logró el dictamen que el oficialismo esperaba sobre la ley que limita la adquisición de tierras a extranjeros tal cual la remitió la Cámara de Diputados el viernes último.

La propuesta de la mayoría fue acompañada por cuatro de los cinco bloques políticos que integran la comisión: salvo el radicalismo los demás senadores acompañaron la iniciativa, llegada de Diputados donde se aprobó por 152 votos positivos a 26 negativos, y que podría convertirse en ley este mismo miércoles.

Además del bloque kirchnerista, respaldaron el dictamen del oficialismo las senadoras Josefina Meabe (Corrientes), Roxana Latorre (Santa Fe), y Jaime Linares (Buenos Aires), el senador del Frente Amplio Progresista que dejó afuera de la Cámara alta a la ex senadora bonaerense Hilda Chiche Duhalde.

El Senador por Buenos Aires planteó una disidencia en cuanto a sus dudas de que el Registro que se crea en la norma pueda implementarse en 180 días. Linares (de profesión agrimensor) se mostró así en sintonía con la propuesta del interbloque FAP en Diputados quienes sostienen que la ley debería implementarse “después de que se realice el relevamiento del registro” para saber de qué superficies se está hablando antes de legislar, indicó a El Enfiteuta.

En tanto que la senadora Meabe anticipó que firmaría el dictamen porque mantenía la coherencia con la reforma constitucional de su provincia cuando presidía la Cámara de Diputados donde se legisló sobre la materia, pero pidió que en la reglamentación se cuidara que las provincias tengan garantizada la participación que les corresponde.

Aunque los radicales sostuvieron que era imposible no estar de acuerdo con el espíritu del proyecto venido en revisión, pusieron en duda su contenido. “Este proyecto es antinacional porque no atiende a la soberanía agroalimentaria”, sentenció la senadora radical Montero. “No hemos venimos a poner piedras en el camino”, había asegurado el senador pampeano Juan Carlos Marino minutos antes de la intervención de Montero.

Los cuestionamientos más gruesos a la norma proyectada fueron que no se expresara en unidades económicas los límites a las superficies que pueden adquirir los extranjeros, y que la Nación se hiciera cargo del Registro que crea la ley, ya que esa es una potestad de las provincias.

En defensa del proyecto senadores del oficialismo se remitieron a la versión taquigráfica del debate en Diputados donde ambas cuestiones habrían quedado salvadas con modificaciones al proyecto original que envió el Ejecutivo.

Sobre la superficie limitante quedó establecido que las 1.000 hectáreas de la zona núcleo eran una referencia para las demás regiones a definir por el Consejo Interministerial que crea la ley y que también llevará el cuestionado Registro con participación de las provincias.

Luego de que el radicalismo cuestionara la velocidad del tratamiento de la ley y la imposibilidad de introducir modificaciones respecto de lo venido en revisión de la Cámara baja, la senadora De La Rosa, recordó que había sido el propio diputado Pablo Orsolini (UCR) quien increpó a la presidenta desde su banca reclamando el apoyo del oficialismo para tratar la ley de tierras. El gobierno respondió con proyecto propio, sin que en todo el año la oposición de Diputados mostrara voluntad en el tratamiento de la norma.

La jujeña Lili

Temas en esta nota