Con un guiño a las cooperativas, flexibilizarán la venta de trigo

El Gobierno anunciará, con modificaciones, un sistema comercial propuesto por AFA. Los cambios se implementarán con la cosecha de trigo que se está recolectando.

22deDiciembrede2011a las07:26

Para frenar el creciente descontento entre los productores de trigo y maíz por la intervención en el mercado, y a la vez enviarles una señal a las cooperativas exportadoras que pugnan contra las grandes multinacionales, el Gobierno prevé anunciar el miércoles o jueves próximos cambios en el actual sistema comercial de estos cereales, hoy distorsionado por la cuotificación de las ventas que aplica el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

El objetivo oficial es que los cambios puedan implementarse en la cosecha de trigo que se está recolectando y en la próxima de maíz, que empezará a fines de febrero.

Ayer, en el marco de la "sintonía fina" que la presidenta Cristina Kirchner quiere imponer en las distintas áreas de su administración, el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, recibió en su despacho a Moreno, que tuvo una relación sinuosa con su antecesor en el cargo, Julián Domínguez.

"El equipo de Yauhar tiene al menos una reunión por semana con Moreno. A diferencia de Domínguez, Yauhar es del palo del kirchnersimo, habla entre dos y tres veces con Cristina y tiene buena relación con Moreno", afirmó una fuente con llegada a ambas carteras oficiales.

Como ya anticipó LA NACION, la modificación del sistema comercial tomará como base una propuesta de la cooperativa Agricultores Federados Argentinos (AFA), cuyos socios están vinculados con la Federación Agraria Argentina (FAA). El plan de AFA consiste en dividir el mercado y asignar un porcentaje de la cosecha para abastecer el consumo interno. Cubierta esa necesidad, el remanente se podrá exportar libremente.

En un primer momento, AFA propuso asignar un 40% para el mercado local y el 60% para la exportación. Pero según pudo saber LA NACION, esos porcentajes no van a ser estáticos. Se van a ir ajustando en función de los volúmenes cosechados campaña tras campaña y de las características de las distintas regiones.

En el proyecto original se preveía crear una comisión donde los distintos actores de la cadena comercial ayudaran a definir esos porcentajes, junto al Gobierno. No obstante, hay dudas sobre si Moreno va a permitir una injerencia en esta materia.

Por el contrario, trascendió que en vez de procederse como hasta ahora, donde los cupos se abren en ciertos momentos del año, con el nuevo esquema se buscará que haya una megacuota permanente. Se estima que este mecanismo facilitará una competencia fluida entre los compradores. No obstante, seguirían existiendo los Registros de Operaciones de Exportación (ROE).

Por estas horas se discute si los productores tendrán que gestionar un certificado ante la AFIP para tener un porcentaje de libre exportación para su mercadería o será suficiente con sus declaraciones juradas. "Queremos armar un nuevo esquema para el trigo y el maíz en beneficio del pequeño y mediano productor sin perjudicar la mesa de los argentinos", dijo ayer Yauhar en un comunicado.

A favor de las cooperativas

Según trascendió, el cambio en el sistema comercial buscará que las cooperativas tengan una mayor participación en el comercio exterior. Hoy ese porcentaje de participación ronda entre el 5 y el 8%. Hace dos semanas, cuando liberó 2,7 millones de toneladas para exportación, Moreno ordenó que el 73% se asignara a quienes ya tenían la mercadería en físico. Esa jugada benefició a las cooperativas, versus las multinacionales que no tenían adquirido el cereal. El Gobierno estaría buscando repetir un esquema similar.

A todo esto, el flamante ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Gustavo Arrieta, ayer se reunió con la Mesa Agropecuaria provincial y, entre otros temas, también escuchó reclamos por la crisis del trigo

Temas en esta nota