Uruguay criticó la política comercial

La Argentina es "crudamente proteccionista" y no puede garantizar el libre comercio, dijo el gobierno de Mujica.

23deDiciembrede2011a las08:06

La Unión de Exportadores del Uruguay le planteó ayer al presidente José Mujica la preocupación por los obstáculos al comercio regional, y el jefe de Estado transmitió que de la Argentina no se pudo lograr ni un compromiso de palabra sobre el cumplimiento de la libre circulación de bienes.

Para la cancillería uruguaya, la Argentina tiene una "política crudamente proteccionista, que desata tensiones" y que obliga a "estar negociando permanentemente". El informe oficial transmitió que la Argentina anunció oficialmente que no puede garantizar el libre comercio y "que si se ve obligada a tomar medidas excepcionales" de protección, lo hará y "las comunicará".

Los exportadores y Mujica brindaron ayer por el récord de exportaciones uruguayas, pero compartieron la preocupación sobre las perspectivas proteccionistas, según dijeron a LA NACION participantes del encuentro.El presidente uruguayo dijo que al menos de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, obtuvo una promesa de que no habrá obstáculos a las exportaciones uruguayas, aunque tampoco aceptó dejar constancia de eso por escrito. Pero la Argentina resistió firmar una declaración en ese sentido y, además, "se negó a hacerlo de palabra". Más fuerte que eso: advirtió en las conversaciones paralelas a la cumbre presidencial que no podía asegurar el libre comercio con sus propios socios del bloque regional.

"Creo que tenemos el camino despejado con Brasil en términos generales, y tendremos que seguir luchando y negociando con la Argentina", declaró Mujica a la salida de la reunión con empresarios.

Uruguay ha tenido una postura contraria a aumentar el proteccionismo en el Mercosur y la transmitió en las reuniones previas a la cumbre, cuando las delegaciones de la Argentina y Brasil sugerían un incremento del arancel externo común (AEC).

Participantes de las negociaciones celebradas en el Edificio Mercosur dijeron a LA NACION que las conversaciones fueron tensas y que se extendieron mucho más de lo previsto.

El subsecretario de Relaciones Exteriores uruguayo, Roberto Conde, relativizó el impacto proteccionista de lo que finalmente se decidió. "Estamos hablando de unas cien posiciones dentro de un universo arancelario de unas 5600", dijo Conde a la radio El Espectador. Aclaró que "es un conjunto de bienes que Brasil ha identificado como altamente sensibles en la coyuntura internacional y que necesita posicionarse con aranceles más elevados para defenderse de la competencia internacional".

Aclaró que ahora "Uruguay no está obligado a aumentar su arancel en los mismos productos que los que aumente Brasil", ya que el "acuerdo da facultades" al país que quiere ser proteccionista pero no impone igual medida al resto.

La delegación uruguaya no estaba a favor de la medida, pero transmitió a los socios grandes del bloque que accedía a votar las excepciones, pero reclamaba algo a cambio. Brasil y la Argentina se sorprendieron con el planteo, que fue más inocente de lo que podía parecer. Uruguay se conformaba con una declaración por escrito que estableciera que no se aplicarían medidas proteccionistas a los propios miembros del bloque. En otras palabras, que se cumpliera el principio número uno del Mercosur: la libre circulación de bienes entre los países de la zona.

El vicecanciller dijo que Brasil ha aplicado obstáculos a las exportaciones uruguayas pero finalmente se destrabaron. "Todos sabemos también que hemos tenido (problemas) con la Argentina, sabemos cómo opera y sabemos que la política argentina hoy es una política crudamente proteccionista que desata tensiones y que hay que estar negociando permanentemente", dijo Conde.

Consultado acerca de si la Argentina asumió un compromiso para no poner trabas al comercio intra-Mercosur, Conde respondió: "N

Temas en esta nota