La soja cerró con saldo favorable

En Rosario las fábricas pagaron $ 1230 pesos por tonelada, 30 pesos más que anteayer. En ambos casos, el principal factor alcista fue el tiempo seco que se registra en las principales zonas de producción de granos gruesos de América del Sur, que podría recortar los volúmenes de las cosechas de Brasil y de la Argentina.

24deDiciembrede2011a las07:31

 Los precios de la soja cerraron ayer una buena semana, tanto en el mercado local como en la Bolsa de Chicago, donde la oleaginosa acumuló la séptima rueda consecutiva con saldo positivo. En la plaza estadounidense también el maíz concluyó un segmento muy favorable.

Por tonelada de soja con entrega inmediata las fábricas pagaron ayer $ 1230 en Timbúes, San Lorenzo, San Martín, Ricardone, Villa Gobernador Gálvez y en General Lagos, $ 30 más que anteayer. En el balance de la semana, la mercadería disponible repuntó un 5,13%, tras haber terminado el segmento anterior con un precio de 1170 pesos.

La soja de la próxima cosecha se mantuvo estable en San Martín, Villa Gobernador Gálvez y en Arroyo Seco, dado que los compradores volvieron a pagar US$ 280 por tonelada. El mismo valor fue propuesto en Bahía Blanca, donde implicó una ganancia de 3 dólares.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), la posición enero de la soja bajó US$ 0,50 y cerró con un ajuste de 290 dólares por tonelada, mientras que el contrato mayo subió US$ 0,10 y terminó la rueda con un valor de 287 dólares.

Las pizarras de la Bolsa de Chicago mostraron ayer alzas de US$ 0,27 y de 0,23 sobre las posiciones enero y marzo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 427,33 y de 430,78 dólares por tonelada. En el balance semanal, estos contratos subieron un 2,92 y un 2,89%, respecto de los cierres del viernes anterior, de 415,21 y de 418,70 dólares.

"A pesar de algunas lluvias caídas en regiones puntuales, es muy grande la preocupación respecto del impacto del clima sobre los cultivos de América del Sur", dijo ayer a La Nacion Adrián Seltzer, de la corredora Granar SA. Agregó que en la Argentina hay zonas donde se necesitan precipitaciones para "al menos limitar las pérdidas en maíz, ya que se evidencian daños irreversibles".

El analista explicó, asimismo, que lluvias de mayor cobertura son necesarias para evitar pérdidas importantes en el rinde potencial de las sojas de primera. Respecto de la soja de segunda, la siembra está en muchas regiones paralizada y se multiplican los lotes donde, agua mediante, habrá que resembrar, con todo lo negativo que implica para los resultados de la cosecha un atraso en la implantación. "Este es el panorama en nuestro país que, sumado a un escenario similar en determinadas zonas de Brasil, está impactando en el mercado internacional, donde los stocks no son abundantes y donde es necesaria la producción sudamericana para mantener el equilibrio", señaló Seltzer.

Acerca del mercado local de maíz, los exportadores pagaron ayer 135 dólares por tonelada de cereal con entrega durante el mes próximo en San Lorenzo, sin cambios. La mercadería con descarga en febrero se cotizó a US$ 145 en San Martín y en Arroyo Seco, con una mejora de 5 dólares. En San Lorenzo, el maíz para marzo se mantuvo en 140 dólares.

El maíz nuevo, con entrega entre abril y mayo, se negoció a 150 dólares por tonelada en Bahía Blanca, sin variantes. En el Matba, las posiciones abril y julio subieron US$ 2,50 y 2,20, mientras que sus ajustes fueron de 156 y de 158,50 dólares.

Los contratos marzo y mayo de la soja en Chicago aumentaron US$ 0,75 y 0,69, en tanto que sus ajustes resultaron de 243,85 y de 247,23 dólares por tonelada. En el balance de la semana, estas posiciones ganaron un 6,24 y un 6,13%, tras cerrar el viernes anterior con valores de 229,52 y de 232,96 dólares, respectivamente.

El trigo se mantuvo estable en el mercado local, donde los exportadores ofrecieron 120 dólares por tonelada en General Lagos y e

Temas en esta nota