Entre el agua útil y el zinc

Cada vez más productores miden el recurso hídrico disponible antes de la siembra y prueban micronutrientes para la fertilización del cultivo

Por
24deDiciembrede2011a las08:07

Asesor en el sudeste cordobés, Juan Pablo Ioele comenzó a trabajar durante esta campaña de trigo con ensayos de zinc, un micronutriente.

"Ya hicimos ensayos en maíz y ahora decidimos experimentar en trigo. Así, empezamos con los ensayos en Marcos Juárez y lo hicimos con diferencias en el método de aplicación, haciéndolo chorreado y pulverizado", contó el técnico.

"El tratamiento chorreado obtuvo 690 kilos por hectárea más sobre el testigo y el tratamiento pulverizado, 452 kilos por hectárea más sobre el testigo. Las respuestas van a ser posibles cuando el zinc sea deficiente y, por lo tanto, limite el rendimiento", añadió.

El zinc es fundamental para las gramíneas. Junto con el nitrógeno, son los dos promotores del crecimiento en las plantas al promover también la síntesis de hormonas de crecimiento.

"Su carencia limita también el desarrollo radicular y ya que son las raíces las promotoras de la floración, en la medida que falte este nutriente ésta se verá perjudicada. Además, potencia el cuaje de frutos y promueve la síntesis de proteínas", señaló.

A la hora de intentar corregir las deficiencias en el cultivo, hay varias fuentes de zinc que pueden ser implementadas, como sulfato de zinc y quelatos.

Antes de la siembra

A todo esto, según expresó Eugenio de Bary (h.), asesor particular y miembro del CREA María Teresa, una práctica que es cada vez más frecuente, y esta campaña no fue la excepción, es la evaluación del agua útil antes de la siembra.

"Medimos cuánta agua tenemos en el perfil de suelo hasta los dos metros. Esto nos da una radiografía del suelo con respecto a la cantidad de agua que tenemos. Y en base a esto evaluamos si sembramos o no. De hecho, a nivel general, el trigo en el sur de Santa Fe se sembró en los mejores ambientes debido a la falta de agua que había en aquellos ambientes de menor calidad", explicó.

Según De Bary (h.), esta práctica se hace ya que, por lo general, después de la siembra de trigo las precipitaciones allí son escasas y el cultivo debe sobrevivir con la reserva que hay en el suelo.

A todo esto, el productor y asesor destacó que observó una reducción en los rindes en esta campaña.

"Se observa una merma de un 15 a un 20% con respecto al año pasado, aunque en algunas localidades esa brecha es menor", dijo.

Entre otros lugares, informó sobre rindes de 40 quintales por hectárea en Maggiolo; 37 en Arias; 45 en María Teresa; 52 en Villa Cañás y 62 en Hughes.

Como una de las novedades de la campaña, en Entre Ríos, Diego Roskopf, de Red Surcos, destacó la aplicación de fertilizantes foliares nitrogenados específicos para mejorar proteína, aplicados cerca de antesis..

 

Temas en esta nota