Rindes más bajos y crisis comercial

La cosecha está entregando rendimientos hasta un 15 por ciento menores que el año pasado; preocupan los quebrantos

24deDiciembrede2011a las08:10

Con el 65% de la superficie de trigo ya cosechada, y apunto de generalizarse la recolección en el sudeste y el sudoeste bonaerenses, las zonas de mayor aporte a la producción, los rindes promedios del trigo se encuentran a nivel país en unos escalones por debajo de la campaña pasada. En rigor, una decena de productores y técnicos consultados por La Nacion confirmaron esa perspectiva, que se va observando a campo. En líneas generales, según las regiones, hay mermas del 10 al 15%. La expectativa es que la entrada de la cosecha del sudeste y el sudoeste mejoren el rinde promedio, que hoy está en 26,6 quintales por hectárea, pero que según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires podría terminar la campaña cerca de los 30 quintales. De ser así, el promedio nacional terminaría, no obstante la menor performance versus 2010, como el segundo promedio más alto de la última década. "A pesar de la seca, los rindes fueron mejores de lo esperado, pero más bajos que el año pasado. Hoy estamos hablando de 40 a 45 quintales en la zona de María Teresa, y en Teodelina 55 quintales", dijo Agustín Avellaneda. Según el productor, en esas localidades del sur de Santa Fe los rindes fueron 15% más altos el ciclo pasado. Alberto Marchionni, productor de Hughes, otra localidad del sur provincial, coincidió con ese porcentaje de merma. "En promedio rindió un 15% menos. Pasaron de 65 a 55 quintales. El mes de octubre fue muy seco y afectó el estado fenológico más crítico", contó.

Efectivamente, el tema del agua fue uno de los factores que impactaron. En Marcos Juárez, por ejemplo, según precisó el asesor Juan Pablo Ioele, se contabilizaron 145 milímetros menos que a igual fecha de 2010. Pero las menores precipitaciones no fueron el único factor. También para el caso de Marcos Juárez, las temperaturas de llenado, que en 2010 fueron ideales con alrededor de los 17 grados, este año estuvieron "normales" y altas, con promedios de 24 grados que hicieron acortar el llenado. Además, para completar el escenario, hubo una radiación algo más baja.

Con rindes menores, precios más bajos que 2010 y un mercado que sigue intervenido por el Gobierno, hay preocupación por los quebrantos y las perspectivas de siembra para 2012 (ver aparte) en un cultivo que siempre fue la caja de fines año pero ahora es una caja de problemas.

Rindes

"Los rendimientos estuvieron entre un 12 y un 20 por ciento por debajo del año pasado, ya que la distribución de las precipitaciones fue más despareja", explicó Ioele, en un panorama sobre el sudeste cordobés. Para citar algunos lugares puntuales, de promedios de 54 quintales del ciclo pasado en Marcos Juárez, ahora el rinde allí fue 40 quintales. Además, entre una campaña y otra, bajaron de 48 a 39 quintales en Inriville y de 49 a 37 quintales en Leones, en el sur cordobés.

Sobre la zona de Bell Ville, la media estuvo entre 35 y 38 quintales, versus un promedio de 28 a 30 quintales, el ciclo pasado, según precisó Sebastián Martínez, de Red Surcos.

"La campaña en la zona de Corral de Bustos, y en un radio aproximado de 100 km, sorprendió por los rendimientos logrados, teniendo en cuenta las bajas precipitaciones y la ocurrencia de heladas. Llegamos a tener un techo de rendimiento de 55 quintales, con lotes piso de 20/22 qq/ha y un promedio de 37,5 quintales", sostuvo Cecilia Zahnd, de Agros Soluciones.

En territorio bonaerense, Marcelo Rivosecchi, técnico de la misma empresa, señaló que en Pergamino y zona de influencia los rendimientos variaron entre 35 y 45 quintales.

"En los campos del grupo CREA los rindes de trigo se ubicaron entre 41 y 56 qq/ha. Tuvimos un déficit hídrico en los meses de agosto y septiembre y pensamos que los rindes iban a ser menores que los finalmente cosechados", explicó Sebastiá

Temas en esta nota