Los desafíos lácteos, superados

Este fue un año más tranquilo que otros para la lechería, pero a su vez con un sostenimiento de precios, la suba inflacionaria y la crisis internacional se determinó una suerte de retracción sectorial, a la cual la buena producción primaria y a la respuesta industrial pudieron enfrentar, incluso con un abultamiento favorable de cifras finales.

29deDiciembrede2011a las07:22

"Se está confirmando que vamos a estar por sobre el 13 por ciento de crecimiento, respecto del año pasado, en nuestras industrias asociadas", comentó a LA OPINION, el presidente del Centro de la Industria Lechera.

"Se llegó a un pico en el mes de octubre de casi 24 millones de litros diarios de recepción, siempre en las industrias afiliadas a nuestra cámara", sostuvo, mientras que se sabe que con la sucesión de cambios dispuestos desde el Estado, para muchas pymes la situación no mejoró y la lucha por seguir adelante se hace cuesta arriba, aunque las autoridades sectoriales prefieran no salir a comentarlo.

"Aún dado ese incremento en la producción general, se pudo procesar toda la producción entregada por los productores. También, trabajando con un sentido de oportunidad importante, las empresas han logrado colocar bien, fluidamente eso en operaciones internacionales que de alguna manera, impidieron que se sobrecargue el mercado interno" se reconoce desde el CIL. Sin embargo, ."obviamente que si hubiéramos podido más disponibilidad de leche en polvo, podríamos haberla colocado en productos de más valor, pero se pudieron ubicar satisfactoriamente todos los volúmenes".

El avance nacional en cuanto al consumo también colaboró con un mejor desempeño industrial. "Estamos registrando un mercado interno que ha consumido alrededor de un tres por ciento más que en el año 2010; y también las exportaciones van a estar incrementadas respecto al año anterior en una cifra cercana al diez por ciento, respecto a los volúmenes del año anterior"

Se habló mucho de ciertos momentos de cierre de fronteras, pero el sector lácteo pudo eludir esos aspectos, con cierta cintura comercial y experiencia. "En realidad no hubo muchas dificultades con las exportaciones. La Secretaría de Comercio estableció una pauta para la autorización de los ROEL; y con eso, más o menos, se vino trabajando regularmente todo el año. Las empresas incorporaron esa pauta dentro de su desempeño operativo y su manejo de comercio exterior para los embarques, con lo cual esa situación se pudo ir resolviendo bien.

"Tuvimos un año de muchos desafíos, pero creemos que pudimos transitarlo satisfactoriamente", aseguró el dirigente que conduce las decisiones conjuntas da las principales empresas lácteas, lo cual lo lleva a reflexionar que "el conjunto del sector lácteo tiene que celebrar que haya un incremento de producción, el cambio de sistema de liquidación, lo cual da un balance positivo del dinamismo que tiene el sector y sus posibilidades de crecimiento".

UNA NUEVA LIQUIDACION
"La liquidación única se empezó a implementar, a partir de noviembre. Siempre para que no se pierda un comparativo con el sistema tradicional de pago por cantidad, se han hecho paralelamente ambas liquidaciones. De esa manera los productores van teniendo alguna alternativa de comparación", explicó el dirigente para esta nueva etapa que inicia una reconocimiento de la calidad de la materia prima, por sobre las cantidades, que recién se inicia y no por completo en todas las industrias nacionales, pero en definitiva, da el primer paso para una clarificación de los pagos y a la vez, un blanqueamiento del sector lácteo.

Paulón recuerda que "el sistema de liquidación única tendrá una segunda etapa que se va a implementar a partir de febrero y otra en abril, para que en ese momento se pueda dar funcionamiento a todo el esquema, donde se incorporarían los formularios 2 y 3".

Claro que las grandes empresas, a diferencia de algunas pymes, "no han tenido pr

Temas en esta nota