La economía de EE.UU. volvió a salvar el día y los mercados se olvidaron de Europa

Estados Unidos sigue dando señales de resistencia frente a la turbulencia europea y ayuda a mejorar un poco el ánimo de los inversores, abatidos tras un año que amenazó en forma constante con un quiebre del euro. También incidió ayer una subasta exitosa de bonos soberanos de Italia, que siguen siendo apuntalados en el mercado secundario por el Banco Central Europeo. Sin embargo, la prima de riesgo no cede y mantiene inquietos a los inversores.

Por
30deDiciembrede2011a las07:52

Los buenos datos de la macroeconomía de Estados Unidos y la subasta exitosa de bonos soberanos de Italia impulsaron a las principales bolsas del mundo. En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones subió 1,12% y el índice Standard & Poor’s 500 ganó 1,07%, superando su promedio móvil de 200 días, un indicador clave del impulso a largo plazo del mercado. Sin embargo, el escaso volumen incrementa la volatilidad y hace más difícil confiar en la sustentabilidad de las ganancias. Hoy el indicador se encuentra 0,4% arriba en el año.

En Estados Unidos la actividad empresarial en la región central se desaceleró en diciembre, según el índice PMI del Instituto de Gerencia y Abastecimiento de Chicago, que cayó a 62,5 desde 62,6 en noviembre.

Sin embargo, los economistas consultados habían previsto una cifra para diciembre de 61. Además, la cantidad de estadounidenses que pidieron subsidio de desempleo por primera vez subió más de lo esperado la semana pasada, de acuerdo a un informe oficial, aunque la tendencia subyacente continúa apuntando a una mejoría en las condiciones del mercado laboral. Por otra parte, la adquisición de viviendas usadas subió en noviembre 7,3% a los máximos desde abril de 2010.

En Europa, la Bolsa de París subió el 1,84%, Frankfurt 1,34% y Londres 1,08%, mientras que Milán avanzó el 0,76%, ya que si bien la oferta de bonos italianos fue exitosa, no consiguió reducir la prima de riesgo frente a los títulos públicos alemanes. A nivel sectorial, subieron los bancos (1,12%) y las acciones energéticas (1,22%), más cautas que el sector automotriz (0,70%). El Merval, por su parte, anotó un avance del 1,5%.

En la subasta, el Tesoro italiano colocó 7.020 millones de euros de entre 5.000 y 8.500 que había estimado. La prima de riesgo de los bonos italianos a diez años llegó a 518 puntos básicos con los alemanes, mientras que el rendimiento subió a 7,10%.
El Banco Central Europeo también volvió a comprar ayer bonos italianos en el mercado secundario, al tiempo que financió a algunos bancos que reinvirtieron en títulos públicos italianos del corto plazo.

“Las subastas fueron más que buenas, pero no consideramos concluidas las turbulencias financieras”, admitió el primer ministro italiano, Mario Monti.
En 2012, Italia debe renovar casi un cuarto de su deuda pública de 1,9 billones de euros, en el marco de una probable recesión. Aunque la rentabilidad de los bonos a diez años fue del 6,98%, frente al 7,56% de la última venta, sigue siendo para los analistas demasiado elevada para un país que seguramente vuelva a entrar en recesión.

Conviene recordar que la rentabilidad de los bonos a diez años sigue estando dos puntos porcentuales por encima del nivel al que empezó el año, a pesar de los recortes de tipos del BCE y de la caída de la rentabilidad alemana en más de un punto porcentual.
“Dada la dimensión de sus necesidades de financiamiento, aún hay grandes preocupaciones sobre la capacidad de Italia de pasar el 2012. Todo el próximo trimestre girará en torno a Italia”, comentó Nicholas Spiro, de Spiro Sovereign Strategy.

Aunque Italia puede contar con un fuerte respaldo interno para sus ventas de deuda a corto plazo, sus bonos de mayor plazo son más dependientes de compradores extranjeros.

Temas en esta nota