Fuerte crecimiento de la producción entrerriana de maíz

El aumento fue del 42,4%. Se cosecharon 1.339.960 toneladas contra las 941.208 del ciclo precedente. La mayor área sembrada y un rendimiento promedio más alto explican el incremento. La gran pregunta es qué sucederá en la actual campaña con costos de producción crecientes y precios poco seductores.

Por |
Fuerte crecimiento de la producción entrerriana de maíz
13deAgostode2013a las15:13

Mientras los productores afinan el lápiz y sacan cuentas para determinar si sembrarán maíz en este ciclo agrícola, y, en tal caso, cuántas hectáreas harán, el Sistema de Información de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (Siber) dio a conocer los resultados finales de la campaña maicera 2012/13 que muestran un crecimiento de la producción del 42,4%. 
La cosecha dejó 1.339.960 toneladas, muy por encima de las 941.208 del ciclo 2011/12. El incremento de la producción se explica por la mayor área sembrada (242.100 hectáreas contralas 214.470 del ciclo precedente) y la mejora del rendimiento promedio (6.261 kg/ha contra los 4.676 de 2011/12). 
“La comparación de los actuales resultados con los de la campaña anterior muestran un crecimiento del área del 12,9%, lo cual equivale a 27.630 hectáreas”, precisó el reporte del Siber, y remarcó que el rendimiento promedio a nivel provincial “experimentó un alza del 33,9%, porcentaje que se condice con un aumento de 1.585 kg/ha”. 
El incremento del área y los mayores rendimientos, agrega el informe, “dieron como resultado un aumento del 42,4% en la producción o sea 398.752 toneladas por encima del año pasado”. 
Los técnicos del Siber destacaron “el crecimiento estable en las últimas tres campañas”, tanto a lo que se refiere al área implantada como a producción alcanzada. “De los últimos 13 años, la campaña 2012/13 se ubica en primer lugar en lo que se refiere a superficie, y tercera en lo que respecta a las toneladas producidas”, señala el trabajo. 

Las lluvias. Al analizar lo sucedido con el clima durante el desarrollo de los cultivos, los técnicos del Siber precisaron que el promedio de las lluvias acumuladas desde noviembre a marzo se posicionó dentro del valor esperado para Entre Ríos que es de 600 mm aproximadamente. 
Es importante destacar, sin embargo, que alrededor del 43% de las lluvias se ubicaron en diciembre, más específicamente dentro de la primera quincena del último mes de 2012. 
Luego de ese período de cuantiosas precipitaciones se presentó un escenario seco en el cual enero aportó tan sólo el 9% de los milímetros acumulados en el verano, posicionándose alrededor de los 54 mm versus los 100 mm esperados. 
La concentración de eventos lluviosos en la primera quincena de diciembre, con montos que llegaron a 40 mm y 50 mm, contrastó con lo sucedido en enero cuando los valores fueron inferiores a los 10 mm “lo que impactó negativamente el potencial de rinde de los maíces de primera”. 

Las reservas. Los maíces de primera, añade el informe, atravesaron noviembre del 2012 bajo un escenario de reservas hídricas que se posicionó entre regular y adecuado. Posteriormente, hacia diciembre, con el incremento de las precipitaciones se registró una mejora que ubicó a las reservas entre adecuadas y óptimas. Finalmente la retracción de las lluvias en enero generó un escenario de reservas escasas. 
“Este hecho impactó negativamente en el rinde, ya que si bien hacia la floración del maíz hubo en general buena disponibilidad de humedad, para el llenado de los granos se presentó una restricción que afectó el normal llenado de los mismos”, explicaron los técnicos de la Bolsa entrerriana. 
Al continuar con el análisis, el Siber señaló que “febrero estuvo algo más seco de lo esperado para la provincia, registrándose en general una situación de sectores con sequía o bien reservas escasas” de manera especial en el extremo norte del territorio. En marzo, con el retorno de lluvias de mayores montos, se produjo una mejoría en los niveles de reservas, fundamentalmente hacia el centro norte del territorio. 
El extremo sur se mantuvo con reservas escasas mejorando hacia el norte donde los niveles mejoraban hasta alcanzar una situación de reservas adecuadas a óptimas. Posteriormente en abril acaeció nuevamente un leve pulso seco retrayendo las reservas a escasas o regulares en la mayor parte de la región. 

Lo que viene. Este aumento de la producción de maíz es auspicioso porque la provincia necesita incrementar el área sembrada, mejorar los rendimientos y alcanzar mayores cosechas. 
La gran pregunta de estos días es si esta tendencia positiva se acentuará, se mantendrá o se revertirá. El aumento de los costos de producción y precios a futuro poco atractivos, entre otras razones, ponen un gran signo de interrogación sobre lo que sucederá con el maíz en la campaña 2013/14. 
Los productores maiceros, la cadena avícola y el Gobierno provincial desean que la superficie sembrada crezca aún más –unas 80.000 hectáreas, por lo menos–, pero muchas veces la realidad impide que los anhelos se cumplan. Y la realidad, hoy por hoy, parece no ser del todo favorable para el maíz, el grano clave para Entre Ríos. 

La campaña maicera en números 
Superficie sembrada 242.100 ha 
Superficie no cosechada 28.100 ha 
Superficie cosechada 214.000 ha 
Rendimiento promedio 6.261 kg/ha 
Producción 1.339.960 tn

Temas en esta nota