Los argentinos detenidos en Rusia seguirán en prisión

La justicia de ese país extendió dos meses la prisión preventiva para Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi

Por
Los argentinos detenidos en Rusia seguirán en prisión
27deSeptiembrede2013a las07:22

La justicia rusa dispuso ayer extender por dos meses la prisión preventiva para 21 de los 30 activistas de Greenpeace detenidos el jueves último en el Ártico, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, que formaron parte de la acción del grupo ecologista contra la explotación petrolera en la zona.

Los ambientalistas viajaban en el rompehielos Arctic Sunrise y desde allí intentaron abordar la plataforma petrolera de Gazprom en el mar de Pechora, para alertar sobre lo que la actividad petrolera implica en esa zona, rodeada de tres reservas naturales.

Al persistir en el intento, la Guardia Costera los detuvo, remolcó el buque hasta la bahía de Murmansk y los activistas quedaron a disposición de la justicia, que ayer estableció dos meses de prisión preventiva para la mayoría de los detenidos, con el argumento del "peligro de fuga".

La medida incluyó a Speziale, de 21 años, que realizaba su primera misión de esa envergadura, y Pérez Orsi, de 40 años y miembro de Greenpeace Internacional, confirmó a Télam una fuente de la ONG.

Además, seguirán detenidos el capitán del Arctic Sunrise, el estadounidense Peter Wilcox; los rusos Roman Dolgov, coordinador del programa del Ártico de Greenpeace, y Denis Sinyakov, conocido fotógrafo, y dos activistas, junto con tres británicos, dos canadienses, dos neozelandeses, un polaco, un suizo, un francés, una danesa, un turco, un italiano y un australiano.

Dolgov explicó durante la audiencia que es experto en contaminación marina y que no participó en la acción de protesta, pero igual deberá pasar dos meses tras la rejas.

Lo mismo le ocurrió a Sinyakov, contratado para documentar el viaje del Arctic Sunrise. "El proceso criminal por el que soy culpado se llama periodismo. Lo voy a seguir haciendo", afirmó el fotógrafo según citó la agencia DPA.

En otros siete casos, entre ellos el de la brasileña Ana Paula Maciel, se decidió que seguirán tres días más bajo custodia, hasta la próxima audiencia. La justicia los investiga por "piratería organizada", por lo que podrían ser condenados con hasta 15 años de prisión.

RECHAZO EN LA ARGENTINA

Greenpeace Argentina repudió la decisión del tribunal de ordenar la prisión preventiva para los tripulantes. "Ninguno de los miembros de la organización cometió el delito de piratería", afirmó Martín Prieto, director ejecutivo local de la ONG, y señaló: "Nuestra acción fue en una plataforma de petróleo, Greenpeace nunca abordó un barco ni tuvo propósito de robo, mucho menos existió violencia por parte de la organización".

Según el artículo 227 del código penal ruso, para acusar de piratería a quien ataque un barco debe mediar el propósito de robo de bienes o mercadería a bordo, hacerlo con violencia o amenazar con emplearla. Y ninguno de esos supuestos se dio en este caso. "Greenpeace tiene más de 40 años de historia en acciones pacíficas", señaló a la agencia oficial Télam.

Prieto consideró "contradictorio que a 24 horas de la declaración pública del presidente Vladimir Putin, que admitió que no existió delito de piratería, una corte rusa los comience a investigar por ello".

"Resulta evidente que se trata de un intento de silenciar la protesta no violenta e intimidarnos. Toda la organización continuará firme exigiendo su liberación y la protección del Ártico", afirmó el dirigente.

El director ejecutivo de la ONG en el país dijo que mañana, a las 19, la organización pedirá la liberación de los activistas en una marcha que realizará frente a la embajada de Rusia en la Argentina, ubicada en Rodríguez Peña 1741.

"La convocatoria es pacífica, para mostrar que no se puede condenar penalmente a quien está defendiendo el medio ambiente de todos", expresó Prieto, y manifestó que concurrirán otras entidades.

Temas en esta nota