Tras 30 años, EE.UU. e Irán conversaron

Los presidentes Obama y Rohani mantuvieron un diálogo telefónico, el primero después de más de tres décadas de enemistad entre sus países. El mandatario iraní concluyó su presentación en la arena internacional, con la que buscó dejar una imagen de moderado.

Por
Tras 30 años, EE.UU. e Irán conversaron
28deSeptiembrede2013a las04:35

Nueva York. Con una llamada telefónica que se postergó durante más de tres décadas, el presidente iraní, Hasan Rohani, cerró ayer su ofensiva diplomática para mostrar un Irán dispuesto a negociar de buena fe su programa nuclear y cumplir los compromisos que se acuerden. 

En su gran estreno en la arena internacional tras asumir el cargo el mes pasado, Rohani condenó el uso de armas químicas en Siria (cuyo régimen es aliado iraní), volvió a mostrarse abierto a lograr un acuerdo en el espinoso asunto del programa nuclear de su país, condenó el terrorismo y defendió la igualdad de la mujer.

La oferta de un diálogo para solucionar los problemas pendientes con Estados Unidos y los elogios al presidente Barack Obama formaron parte del mensaje cuidadosamente moderado del mandatario iraní.

Rohani habló ayer con medios internacionales en Nueva York, en el marco de la Asamblea General de la ONU, con lo que cerró cuatro días de intensa actividad diplomática que incluyeron una serie de entrevistas y apariciones en medios selectos estadounidenses y una acción en redes sociales, la llamada “Twitter-diplomacia”.

La visita fue “el comienzo” de una nueva relación “entre Irán y el mundo”, especialmente entre “dos grandes naciones” como son Estados Unidos e Irán, resumió Rohani en la conferencia de prensa.

Falta el cara a cara

Rohani explicó que, si bien la Casa Blanca le ofreció un breve encuentro, no se reunió con Obama porque la agenda “estaba muy apretada”, y no porque descartara la posibilidad, a pesar de que, tras casi 35 años de disputas bilaterales, sigue habiendo claras diferencias entre ambos países.

Pese a que no hubo encuentro cara a cara, hablaron ayer por teléfono, en una conversación en la que ambos resaltaron su voluntad de cooperación, según indicaron el propio Obama y fuentes diplomáticas iraníes.

Rohani insistió en que el escenario internacional “es muy diferente” tras las discusiones de Naciones Unidas, entre ellas las intervenciones de Obama y de él mismo, con clara disposición al diálogo. Se trata de “un punto de partida para lograr mejores relaciones”, apuntó.

Rohani, quien fue responsable de negociaciones nucleares de su país antes de los mandatos sucesivos del anterior presidente, Mahmud Ahmadinejad, hizo hincapié en la disposición de su país de lograr un acuerdo con el grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) que ponga fin a las duras sanciones económicas contra su país.

Al mismo tiempo, indicó que Irán presentará propuestas concretas en la reunión que comenzará el próximo 15 de octubre en Ginebra, y confió en que con ello se pueda “dar un paso más efectivo para solucionar la cuestión nuclear”.

Aunque no dio plazos, confió en que “en un futuro no demasiado lejano podremos solucionar la cuestión nuclear”.

“Autoridad completa”

Rohani aseguró que, cualquiera sea el resultado del nuevo proceso negociador que se lanzó el jueves en Naciones Unidas, tendrá “el apoyo completo” de las instituciones y del pueblo de Irán. 

De esta manera, descartó la posibilidad de que los sectores más conservadores del régimen islámico de Teherán veten un pacto.

“Mi gobierno tiene autoridad completa para celebrar negociaciones en la cuestión nuclear”, reiteró.

Rohani, que rechazó en todo momento que su país desee dotarse de armas nucleares, condenó además el uso de armas químicas en Siria.

Sobre ese país mostró su disposición a participar en una conferencia internacional que intente poner fin a la guerra civil, y advirtió contra el peligro de los terroristas islamistas llegados “de diferentes países de la región”.

Incluso, preguntado sobre la situación en el vecino Afganistán, aprovechó para criticar a los talibanes y defender que “las mujeres son iguales a los hombres”.

Rohani reconoció que la situación económica de su país es “algo peor de lo que pensaba” antes de asumir el cargo en agosto, pero prometió transparencia y ofrecer al pueblo “todos los datos y toda la información” que llegue a sus manos.

Cómo fue la charla telefónica

Un cuarto de hora. De acuerdo con lo indicado en una conferencia telefónica por altos funcionarios estadounidenses, los dos mandatarios hablaron cerca de las 14.30 de Washington (15.30 de Argentina), durante unos 15 minutos y mediante un intérprete.

Camino al aeropuerto. Según funcionarios iraníes, la conversación se produjo mientras Rohani iba en un vehículo camino del aeropuerto antes de abandonar Nueva York. Después de que Irán rechazara una reunión con Obama, la Casa Blanca fue informada ayer de que Rohani deseaba hablar con el presidente de Estados Unidos antes de abandonar Nueva York. El tono de la conversación fue “bastante cordial”, Obama se despidió en farsi y Rohani lo hizo en inglés.

El otro tema. Además del programa nuclear iraní, que centró la mayor parte del diálogo, Obama expresó a Rohani su preocupación por tres ciudadanos estadounidenses que están presos en Irán.

Temas en esta nota