Importarán cinco veces más combustibles sin impuestos

El presupuesto 2014 contempla el incremento de las compras para paliar el déficit energético local

Por
Importarán cinco veces más combustibles sin impuestos
30deSeptiembrede2013a las08:21

Más allá de los discursos de campaña, las arengas públicas y los enunciados meramente declarativos, el Gobierno descuenta que el escenario energético , uno de los puntos más débiles de la gestión kirchnerista y principal responsable del cepo cambiario debido a la incesante salida de divisas para pagar importaciones, será aun peor el año próximo. Al menos ésa es la idea que traduce el presupuesto para 2014, que tuvo media sanción en la Cámara de Diputados la semana pasada y constituye la principal hoja de ruta de la administración de Cristina Kirchner para navegar la economía nacional a partir de enero.

De acuerdo con el texto que fue aprobado el jueves, el Gobierno podrá autorizar el año próximo a las principales petroleras del país importar sin impuestos hasta un millón de metros cúbicos (m3) de naftas grado dos o tres (súper o premium).

En caso de que sea necesario, ese número se podrá incrementar en un 20 por ciento.

En medio del recrudecimiento de la presión del Gobierno para evitar la salida de dólares, las compras sin impuestos previstas para 2014 implican un desembolso de entre 950 y 1000 millones de dólares, que saldrán del país para cubrir el déficit de producción doméstico.

Si bien se trata de un volumen relativamente moderado para las importaciones totales de energía de la Argentina -que de acuerdo con estudios privados podrían alcanzar los US$ 15.000 millones el próximo año-, muestra a las claras una tendencia.

Es, por ejemplo, cinco veces más que los 200.000 metros cúbicos que estableció el presupuesto de este año. Y equivale a aproximadamente un mes y medio de consumo de naftas súper y premium en los surtidores locales. Por ejemplo, de acuerdo con números privados elaborados sobre la base de las estadísticas de la Secretaría de Energía, a cargo de Daniel Cameron, en agosto las ventas de ambos carburantes fueron de 653.294 metros cúbicos.

Según los datos a agosto pasado, la estatizada YPF dominó el mercado con un 54% de las ventas. La siguieron Shell, Axion (ex Esso), Petrobras y Oil Combustibles, la petrolera de Cristóbal López.

El dato cobra aun más relevancia si se toma en cuenta que hasta el año pasado el Gobierno no había acudido nunca a las exenciones impositivas para la importación de naftas.

También cobra relevancia en comparación con las compras de naftas que hacen las petroleras en el exterior. En junio, YPF, Esso y Petrobras importaron naftas súper y premium. Pagaron 55,3 millones de dólares por 73.412,8 m3, es decir, poco más de un 7% del cupo previsto con exención para el año próximo.

"Este año, la producción nacional anual de naftas es levemente inferior a la demanda anual de naftas. Sin embargo, el consumo es fuertemente creciente (el último año trepó a una tasa de 7,85% anual). Este incremento, de persistir, significará para el año que viene un volumen extra de unos 600.000 m3. Si tenemos en cuenta que disminuye la producción petrolera (materia prima con que funcionan las refinerías), es altamente probable que ese volumen de la demanda adicional de naftas deba ser totalmente importado", explicó Jorge Lapeña, ex secretario de Energía y presidente del Instituto General Mosconi.

DÉFICIT ESTRUCTURAL

Si bien el Gobierno suele negar las dificultades en el sector energético, el artículo 31° del presupuesto 2014, donde figuran las especificaciones para la compra de combustibles, da la pauta de algunos inconvenientes.

Explica, por caso, que los permisos de importación con exenciones se realizarán de acuerdo con "las necesidades del mercado destinadas a compensar las diferencias entre la capacidad instalada de elaboración de naftas respecto de la demanda total de las mismas". Es decir, reconoce un déficit estructural de la producción local.

Las exenciones, además, sólo podrán otorgarse en caso de que los productos importados sean más caros que los de producción local a la salida de las refinerías.

Las importaciones de gasoil sin impuestos, en tanto, serán mucho mayores. Según el presupuesto, serán de 7 millones de m3, el mismo número que el año pasado. Ese caso es, sin embargo, distinto al de las naftas. Si bien durante el kirchnerismo la demanda de gasoil creció más que la oferta y obligó a comprar el insumo en el exterior, el país sufre un déficit crónico de ese combustible, por lo que desde hace años cubre parcialmente sus necesidades en los mercados externos.

PRECIOS ATRASADOS

Las dificultades para atender la demanda de combustibles con la producción doméstica se deben principalmente a que la oferta se mantuvo casi amesetada en un contexto de crecimiento sostenido de la demanda.

De acuerdo con algunos especialistas, el boom de consumo se debe, en parte, a la evolución de los precios. Si bien las pizarras de las estaciones de servicio se remarcaron con frecuencia en los últimos años, los valores aún están lejos de las referencias regionales.

En ese contexto, el Gobierno optó por permitir la importación de combustibles sin impuestos para morigerar el déficit doméstico.

Desde la mirada de la Casa Rosada, es mejor tolerar la salida de un puñado extra de dólares para cubrir importaciones antes que tolerar el mal humor de los automovilistas por la falta de combustibles.

GALUCCIO BUSCA INVERSORES EN LONDRES

Después de su presentación de hace unas semanas en Houston, Estados Unidos, el presidente y CEO de YPF, Miguel Galuccio, volverá a viajar al exterior en búsqueda de potenciales inversores para el mercado petrolero argentino.

Galuccio se presentará mañana en el Oil & Money, un evento que reúne en Londres a los más influyentes hombres de negocios del mundo energético. El presidente de YPF expondrá sobre el impacto y los desafíos que tendrán para la industria el desarrollo del petróleo y el gas no convencional.

Temas en esta nota