10 provincias declararon la emergencia y la nación no las homologa

"Es una muestra más del ninguneo hacia el sector económico más activo del país, y una clara exposición de cómo se le de espalda a la producción", dice CRA

Por
10 provincias declararon la emergencia y la nación no las homologa
04deOctubrede2013a las08:04

Con la declaración del 30 de septiembre pasado en la que el gobierno de la provincia de Santiago del Estero decretó la emergencia y o desastre agropecuario provincial, son más de 10 las provincias que han declarado sus emergencias sin ser homologadas aún a escala nacional por el Gobierno central.

"La inacción del Gobierno nacional en materia de políticas de ayuda a los productores agropecuarios afectados por la inclemencias del tiempo, como sequía, heladas e inundaciones, es una muestra más del ninguneo hacia el sector económico más activo del país, y una clara exposición de cómo se le de espalda a la producción", dijeron desde Confederaciones Rurales Argentinas.

Una de cada dos provincias argentinas afrontan problemas climáticos severos, y esto significa que se hayan perdido dos campañas agrícolas y que la ganadería se encuentre, en todo el centro y norte argentino, en una situación compleja. Solo en Salta, se estima una caída en el stock vacuno de alrededor del 30%, necesitándose 5 años de condiciones normales para recuperarse.

Además los cultivos intensivos, más allá de la sequía, vienen enfrentando heladas agudas que han dejado a los productores al borde del quebranto, más allá de las consecuentes perdidas de puestos de trabajo.

Confederaciones Rurales Argentina insiste nuevamente en la necesidad de que la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, dependiente del Ministerio de Agricultura, trate de forma urgente la homologación de las declaraciones de emergencias agropecuarias a nivel nacional. "Los desastres climatológicos se agravan aún mucho más cuando los productores ni siquiera pueden acceder a paliativos necesarios como puede ser la prórroga del vencimiento del pago de los impuestos existentes o a crearse", explicaron.

"Un país sin dialogo entre el sector público y el privado, sin acompañamiento oficial a los productores cuando las situaciones climáticas son adversas, y con un sistema de castigo donde se aumenta sin escala la presión impositiva y fiscal, es un país que no apuesta a la producción y que solo está dispuesto a disfrazar su realidad manipulando cifras, y anunciando récords de producción inexistentes", concluyeron en un comunicado.

Temas en esta nota