Cambiar o seguir perdiendo oportunidades

La apertura de exportaciones de maíz de septiembre tuvo un fracaso tremendo, el Gobierno pretendía el ingreso de más de U$S 600 millones y solo ingresaron hasta ahora, no más de U$S 50 millones.

Por
Cambiar o seguir perdiendo oportunidades
05deNoviembrede2013a las08:21

Cuando todavía varios de los ganadores que no fueron del Gobierno para que quede claro seguían festejando y anunciando de alguna u otra manera sus aspiraciones presidenciales para el 2015, la Corte anunció la constitucionalidad de la Ley de Medios, ocupando nuevamente el centro de la escena política Argentina. Por otro lado, ya metiéndonos en mi sector, la Argentina oficialmente ya perdió el primer lugar de ventas de Trigo a Brasil, a manos de Estados Unidos.

Asimismo la apertura de exportaciones de maíz de septiembre tuvo un fracaso tremendo, cuando como comentaba en una nota pasada, el Gobierno pretendía el ingreso de más de U$S 600 millones (con la exportación de 3 millones de toneladas) y solo ingresaron hasta ahora, desde la apertura, no más de U$S 50 millones (con suerte 240.000 toneladas exportadas).

Escuchamos estos días que desde Comercio Interior se estarían pensando en bajar las retenciones a la carne con anuncios de bombos y platillos para fomentar el movimiento y algo la exportación, ya que la sobreoferta de carne actual en el país es alta, aunque no se recuperan aun las cabezas perdidas desde el 2008. Pero lo más insólito que escuchamos este fin de semana, es algo sobre el análisis de la inflación: Si la carne no aumenta hace 3 años, de que inflación me hablan, se escuchó por ahí de una voz oficial de gran peso.

Al ver esto, por más que mi actitud y positivismo sean importantes, no les voy a negar que estoy un poco golpeado...Yo puedo hasta entender que por estrategia política desde el Gobierno no se quieran admitir las derrotas, que las formas (y soberbia) les haga pensar que este modelo nacional y popular funciona. Ahora bien, cuando la realidad es tan obvia, tan transparente, y se sabe que las cosas se pueden cambiar, y no se quieran hacer por alguna razón ideológica o vaya uno a saber por qué, ya me ponen de mal humor.

El sector Agroindustrial ya creo que lo repetí miles de veces es el motor de las economías provinciales de este país. Salvo desde el Gobierno algunos dicen desde el relato las bondades del campo pero nada hacen en consecuencia, TODOS lo dicen, lo sienten. En lo personal me resisto que haya que esperar a un cambio en el 2015 para poder esperar medidas, programas, planes, acciones que muestren que a las autoridades de turno el sector les interesa.

El Gobierno durante esta década perdida benefició a algunos pocos en el sector agroindustrial y después, obviamente cuando las papas quemaban les soltó la mano. Así no se hacen las políticas públicas. No es ese el camino, ni las formas, ni los fondos. Las políticas públicas se hacen pensando EN SERIO en todos los involucrados en los sectores.

En el caso del Agro así hay que pensarlo y hacerlo. Y en estos 10 años, no se hizo nada. No se fomentó el diálogo real, no hubo crédito ni financiamiento, se perdieron más de 65.000 productores en todo el país, no se devuelve el IVA en tiempo y forma, las exportaciones siguen cerradas, perdimos y seguimos perdiendo los mejores mercados del mundo, no se reciben inversiones, no aumentan los puestos de trabajo. ¿A dónde vamos?

Y esta pregunta abarcativa para toda la economía, la voy a encuadrar para mi sector específicamente (principalmente para no amargarme más aún). En estas elecciones el Agro perdió representatividad en las cámaras, pero quedaron algunos pocos y entraron otros.

En el interior hay gente que localmente entró en sus consejos deliberantes y son del sector. Hay que mostrar presencia. Hay grupos (me incluyo) que están trabajando y muy bien en la confección de políticas públicas para el sector Agroindustrial y deben ser escuchados y tomados en cuenta. La Argentina tiene aún (y no es necesario esperar 2 años más) la gran oportunidad de comenzar a cambiar algunas cosas que favorezcan al sector más importante de la vapuleada economía argentina.

No vale la pena repetir que nada ha cambiado desde el famoso 2008, y que los 10 principales puntos para cambiar que reclama el sector agroindustrial siguen allí, sin moverse ni analizarse.

Es simple: O comenzamos a cambiar ahora, o seguiremos perdiendo oportunidades. Aludiendo a mi pasado tenístico pocas veces se levanta un partido a 5 sets, estando 2 sets abajo, salvo el caso de los grandes o que piensan como tal.

Y los grandes son los que escuchan, así mismos y a otros, los humildes de corazón, los que piensan en dejar algo bueno y en la gloria. Con que lo intentemos, algo habremos podido cambiar.

Temas en esta nota