"Tenemos que sacar adelante al trigo"

Estas fueron las palabras de Eduardo Costa, presidente de Buck Semillas, al inicio de la jornada que convocó a más de 180 personas en La Dulce, una clara señal de que el trigo vuelve a ser interesante en la región. Lo que se viene son los materiales de genética combinada, como el nuevo Buck Tilcara, que le aportan estabilidad y adaptación al rendimiento de las líneas francesas.

Por
"Tenemos que sacar adelante al trigo"
17deDiciembrede2013a las09:28

Esta campaña los productores van a tener un margen que no esperaban con buen nivel de rendimiento y un precio razonable, sobre todo en el norte, donde pudieron vender más temprano. Este es el panorama que permite pensar en una recuperación del cereal, más aún si es acompañado con medidas que favorezcan la comercialización. 

Durante la jornada Más y Mejor Trigo, Avena y Cebada que realizó Buck Semillas en su campo de La Dulce, el 5 de diciembre pasado, Eduardo Costa, presidente de Buck, afirmó que “tenemos que sacar adelante el trigo produciendo más”. 

En opinión de Jorge González Montaner, consultor CREA, “con el trigo pasamos del funeral al podio, no esperábamos nada y nos sorprendió, pero sería mejor poder planificar el cultivo”. Y adelantó que, si los precios se mantienen en torno a los 200 dólares para la campaña que viene, “es previsible que haya un aumento del área de trigo y la cebada se vaya arrinconando hacia las zonas más típicas”.

El desafío para el productor es estar muy atento a si aparece un buen precio al 2015 como para posicionarse, evaluar las fechas tempranas de siembra como estrategia productiva, hacer los barbechos a tiempo, una correcta fumigación y planificar en función del ambiente. “Este año la nutrición, por ejemplo, estuvo por debajo del nivel, porque la expectativa con el cultivo era baja, pero la realidad es que el que tiene un trigo de calidad lo vende seguro”, sostuvo González Montaner.

En cuanto a los materiales, el consultor indicó que en genética de trigo no hay mucha diversidad, todos los trigos tienen germoplasma francés, pero ahora “están apareciendo materiales combinados con genética argentina muy prometedores”. 

En este grupo se ubica la nueva variedad del criad ero, Buck Tilcara, cruza de trigos tradicionales con franceses, lo que le da un componente diferencial en estabilidad y adaptación. Es un trigo para sembrar entre junio y julio, de alto potencial de rinde y calidad grupo II. 

Buck tiene especial cuidado en las recomendaciones en función de la tolerancia a las enfermedades que son más difíciles de controlar con fungicidas, como es el caso de fusarium de la espiga. En este sentido, Lisardo González, director técnico del criadero señaló que “Buck Tilcara es algo más susceptible, por eso en una primera etapa lo recomendamos especialmente para la región desde la ruta 5 hacia el sur”.

Por su parte, Buck Pleno, otro de los cultivares destacados de la empresa presentado el año pasado, se ubica al tope de los ensayos con alto potencial de rendimiento más calidad y excelente estabilidad farinográfica que es una característica que pide Brasil.

En otra línea de su programa con Buck Amancay, el semillero hace punta en el mejoramiento de trigos blandos (soft) para la elaboración de galletitas. “Hasta hace poco las galletitas se hacían con el material no utilizado por las molinerías para pan, pero ahora existen variedades específicas para esta industria”, comentó González. Se trata de trigos especiales, blandos de grano blanco que absorben menor cantidad de agua lo cual acelera y abarata el secado de las galletitas y, en general, son más estables en el proceso industrial, cuyas fórmulas de elaboración tienen protocolos estandarizados y requieren estos materiales específicos.

“Somos los pioneros en mejorar este tipo de trigo y el mercado recién está permitiendo capturar algo de regalías para intensificar el programa; estima mos que en un año la superficie de trigo blando alcanzaría las 10 mil hectáreas, es un primer paso importante para llegar a abastecer la industria nacional galletitera”, anticipó el breeder. Y aclaró que “es un trigo que se comercializará bajo contrato por eso lo recomendamos para productores del sudeste y sudoeste donde hay mucho menos incidencia de enfermedades, de manera que puedan aprovechar todas las bonificaciones que se pagan en este tipo de materiales”. 

Otra novedad es la incursión de Buck Semillas en el mercado de la cebada cervecera con Aliciana y Henrike, variedades de origen alemán introducidas por SABMiller Argentina, compañía líder. Se trata de cebadas de alto potencial de rendimiento, en el caso de Henrike un 20% más de rinde que el promedio del cultivar más sembrado, a lo largo de tres años de ensayo. Ambas poseen alta actividad enzimática, rasgo de calidad deseado por la industria.

Ponerle el pecho

Si bien las posibilidades de comercialización no acompañan el repunte del trigo, para Buck Semillas no hay más opción que ponerle el pecho al cultivo.

González Montaner sostuvo que “en la medida que el gobierno pueda convalidar lo que dice, cosa que hasta ahora no ha hecho, el trigo puede crecer exponencialmente, lo que necesita el productor es claridad sobre el futuro, no es complicado pero tiene que tomar decisiones y mostrar que le importa el campo y la producción sustentable, no con meras palabras sino con hechos”.

En esta misma línea Costa consideró que “nuestro principal comprador está a la vuelta de la esquina y no tenemos nada que ofrecerle, pero es evidente que el trigo no puede desaparecer , tenemos que hacer el esfuerzo de sacarlo adelante tomando la decisión de producir más, por nosotros y por el país, creo que es la única manera de traccionar el mercado y tener más oportunidades comerciales”.

Temas en esta nota