Mejora la estimación oficial sobre la producción de trigo

El aumento de estimación alimenta las chances de un inminente regreso de la Argentina al mercado internacional luego de cinco meses de ausencia total.

Por
Mejora la estimación oficial sobre la producción de trigo
25deDiciembrede2013a las08:04

El Ministerio de Agricultura aumentó en 500 mil toneladas su previsión sobre la producción de trigo 2013/14, lo que alimenta las chances de un inminente regreso de la Argentina al mercado internacional luego de cinco meses de ausencia total. La anhelada reapertura de las exportaciones sería anunciada oficialmente e n los primeros días de enero.

En su estimación mensual de cosecha, la cartera nacional señaló que e spera una cosecha de 9 millones de toneladas de trigo.

El mes pasado había pronosticado 8,5 millones. De este modo, el análisis oficial se acercó a los pronósticos privados, que están en torno de 9,2 a 10,2 millones de toneladas. No es para descorchar: hace seis años el país producía unos 15 millones.

En plena cosecha del cereal, los productores y exportadores vienen presionando a las autoridades para que permitan embarcar al menos parte del saldo exportable.

Si la cosecha fuera de 9 millones de toneladas, como dice el Ministerio, habría una disponibilidad de al menos 2,5 millones de toneladas. Si no se habilita rápido su salida del país, como ya sucedió en otras ocasiones, el trigo abarrotará los silos y se deprimirán los precios.

El Gobierno no emite un solo permiso de exportación (ROE) desde agosto pasado, cuando se desencadenó una crisis por la falta de trigo en el mercado, que elevó los precios del pan a niveles impensados.

Por eso el ministro Carlos Casamiquela dijo que iba a actuarse con prudencia. De todos modos, es la UCESCI, el organismo que reemplazó a la ONCCA y que estaba en manos de Guillermo Moreno, el que tiene la potestad de autorizar las exportaciones.

A la espera de esos permisos, hasta el momento el sector exportador lleva comprado apenas 1 millón de toneladas del trigo nuevo, una quinta parte de lo que había adquirido a igual fecha de 2012.

La industria molinera, por su parte, compró unas 600.000 toneladas, lo necesario para atender la demanda del mes y regularizar la provisión de harina al mercado. Tampoco hubo permisos de exportación de harina desde mediados de 2013.

Sin presión de la demanda, los precios del cereal se ubicaban ayer en torno a 1.460 pesos por toneladas. Es decir, tienen un diferencial en contra del productor, ya que el valor teórico del trigo, según cálculos oficiales, es de 1.560 pesos. Se trata de un perjuicio pequeño, pues años atrás los chacareros llegaron a ceder al resto de la cadena hasta 50 dólares por tonelada.

Temas en esta nota