Los pumas diezman las majadas de ovinos

Increíblemente productores de La Pampa se muestran abiertamente a favor de que se autorice “seria y cabalmente” la caza del felino, en peligro de extinción, para preservar su ganado.

Por
Los pumas diezman las majadas de ovinos
25deAbrilde2014a las08:18

La disminución de las majadas en la provincia de La Pampa obedece, en gran medida, a la acción depredatoria de los pumas, cuya proliferación provocó también que se haya reducido la cantidad de vizcacheras.

Así lo expresó Pedro Álvarez Bustos, analista y columnista del portal Pregón Agropecuario, quien destacó que para el Gobierno de La Pampa la crianza ovina fue y es estratégica en el sentido que permite una recuperación económica con menor inversión.

"En febrero de 2007 y aún antes, desde esta columna se decía que de nada vale promocionar la cría ovina, al menos en la zona del caldenal pampeano y aledaña, si no se autorizaba real y seriamente la caza del puma en defensa de las pocas majadas que subsisten y que han venido incorporando reproductores de alto valor genético, tanto puros por cruza, como puros de pedigrí", dijo.

Alvarez Bustos quien también es productor agropecuario explicó que "brindar créditos ventajosos -prohibiendo la caza del puma y prorrogándola- no sirve en la zona del caldenal, salvo para alimentarlos".

"Empero, seguir prohibiendo la caza del puma y permitiendo la caza de control de aquellas especies o poblaciones silvestres que hayan sido declaradas como problema por la Dirección de Recursos Naturales, previa comprobación de los efectos perjudiciales" (Disposición Nº 368/08, de la Subsecretaria de Asuntos Agrarios) , constituye una mera paparruchada", dijo.

Manifestó que "va de suyo que la caza control no va para los pumas. Claro está que, como lo reconocen algunos funcionarios (off the record), en la práctica no se puede prohibir a quien defiende su ganado que mate un puma".

"Eso sí, deberá enterrarlo o hacerlo desaparecer, porque está fuera del orden jurídico. Y que no se le ocurra trasladar su cabeza como adorno o para hacerla embalsamar, porque eso es delito y la ley le caerá con todo su peso", afirmó en su análisis.

Se debe dejar sin efecto la prohibición de la caza del puma, para el criador ganadero, consideró. Según los números que maneja Alvarez Bustos, al menos en La Pampa, se disminuyeron casi en un 57% los ovinos, entre 1998 y 2002, de acuerdo con censos agropecuarios (REPAGRO) de la Dirección de Estadística y Censo.

La mayor merma se registra en el centro-oeste provincial y zona del caldenal, de los 302.973 cabezas del 2006, se pasó a los 247.868 animales en el 2012.

La fuente del último dato es la información del Sistema de Gestión Sanitaria (SGS) y del Sistema Integrado de Gestión de Sanidad Animal (SIGSA) – Coordinación de Campo – Dirección Nacional de Sanidad Animal (SENASA).

Temas en esta nota