Kicillof en contra de un fallo sobre las retenciones

El funcionario dejó en claro su preocupación por las retenciones, las exportaciones al Mercosur y las tasas que cobran los municipios a la venta de combustibles.

Por |
Kicillof en contra de un fallo sobre las retenciones
28deMayode2014a las07:49

La reunión que anteayer tuvieron el ministro de Economía, Axel Kicillof; el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y la vicepresidenta de ese tribunal, Elena Highton de Nolasco, fue mucho más que algo protocolar: el funcionario dejó en claro su preocupación por las retenciones, las exportaciones al Mercosur y las tasas que cobran los municipios a la venta de combustibles.

Ésos fueron los principales ejes de la reunión que tuvo lugar en la tarde del lunes, poco antes de que Kicillof partiera rumbo a Francia, para retomar las negociaciones con el Club de París y cuando, por otra parte, la Corte Suprema de Estados Unidos se apresta a dictar, el 12 de junio, una decisión en la causa que impulsan los fondos buitre y que podría poner a la Argentina nuevamente en riesgo de default.

La reunión se había gestado en forma reservada y se mantuvo, en un primer momento, ajena al conocimiento de la prensa.

Kicillof había llamado en varias oportunidades al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, para pedir una audiencia. Pero, señalaron las fuentes a LA NACION, fue finalmente el viceministro de Justicia, Julián Álvarez, el que concertó la cita del lunes.

Estaba claro que Lorenzetti quería darle al encuentro un tono institucional y, por eso, unos días antes invitó a participar de la reunión a la vicepresidenta Elena Highton, y además la propia Corte le dio difusión, aunque revistiéndolo de un tono protocolar.

Pero, más allá de esas formalidades, Kicillof fue claro en las preocupaciones que volcó ante los jueces, aunque no se habría retirado del todo satisfecho:

l El jefe de Economía está preocupado por los efectos que puede tener el fallo que la Corte Suprema dictó el 15 de abril pasado en el caso Camaronera Patagónica, porque teme que numerosas empresas empiecen a reclamar la devolución de retenciones y produzcan un enorme agujero fiscal al Gobierno.

Ese día, el alto tribunal declaró inconstitucional un tramo de las retenciones que pagó la industria pesquera sobre la base de una resolución. Para la Corte, el Estado sólo puede cobrar retenciones si estos gravámenes se apoyan en una ley o en una resolución convalidada por una ley posterior.

El problema que tiene el Gobierno es que son muy pocos los sectores exportadores que pagan retenciones al amparo de una ley del Congreso, por lo cual todos ellos están ahora habilitados a pedir la devolución de miles de millones de pesos pagados sin sustento legal.

La Corte no parece dispuesta a cambiar su jurisprudencia y tampoco cree que los reclamos que se inicien vayan eventualmente a producir un impacto fiscal antes de 2015, pero Kicillof también dejó en claro que no le es sencillo al Gobierno sancionar un ley que blanquee el pago de retenciones, porque esa materia es muy sensible, especialmente luego del enfrentamiento entre el Gobierno y el campo, allá por 2008, cuando intentó imponer un esquema de retenciones móviles en el Congreso que no logró los votos suficientes gracias al voto "no positivo" del entonces vicepresidente Julio Cobos.

l En la reunión surgieron otros dos temas. Uno de ellos, vinculado con los derechos de exportaciones al Mercosur, un tema sobre el que debe opinar no la Corte, sino el Tribunal del Mercosur.

l El otro, más cotidiano, y sobre el que sí existen varias demandas en la Corte Suprema, tiene relación con las necesidades financieras de municipios de Buenos Aires, Córdoba y otras provincias que, necesitados de recursos para poder afrontar los mayores gastos salariales y sociales, comenzaron a cobrar una tasa de cinco o diez centavos por cada litro de combustible que se vende en las estaciones de servicio ubicadas en sus distritos.

En el Ministerio de Economía, entretanto, habían dicho el lunes, tras trascender el encuentro entre Kicillof y los miembros de la Corte, que se había tratado simplemente de un encuentro protocolar e institucional. Cerca de Kicillof explicaron que el motivo del encuentro fue conocerse, ya que desde que asumió su cargo, en noviembre de 2013, no había dialogado con el presidente de la Corte.

La reunión entre Kicillof y Lorenzetti se extendió por poco menos de una hora, según describieron en la Corte, y por alrededor de 25 minutos, de acuerdo con lo informado ese mismo día en Economía. Además del ministro, de Lorenzetti y de Highton, participó del encuentro el viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis.

Temas en esta nota