Miles de evacuados aún esperan bajante del Paraná

Muchas familias se autoevacuaron en las últimas horas a la espera del pico de crecida del río Paraná, en Chaco y Corrientes.

Por
Miles de evacuados aún esperan bajante del Paraná
16deJuniode2014a las08:52

Cerca de 4.000 personas continuaban evacuadas ayer en distintas zonas del Litoral como consecuencia de la crecida histórica que experimenta el río Paraná. Frente a este escenario, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, viajarán hoy para recorrer las zonas afectadas y coordinar mayor asistencia. 

Este fenómeno es consecuencia del desborde del Iguazú, con fuerte presencia especialmente en Misiones y Corrientes. Allí, por caso, la Entidad Binacional Yacyretá informó que los caudales del río Paraná afluentes a su embalse continúan estables, con valores cercanos a los 30.000 metros cúbicos por segundo, esto es, más del doble de los niveles normales del río, y se estima que este panorama continuará en las próximas 48 horas, para luego retomar el ritmo de bajante. debido a las escasas precipitaciones calculadas. Tampoco se esperan grandes oscilaciones en el nivel del río Paraná a su paso por la localidad argentina de Ituzaingó, marco referencial hidrométrico de la zona cercana a Yacyretá, que fue de 3,94 metros y descenderá a partir de las próximas 48 horas, según la entidad binacional. 

La crecida del Paraná esta semana está afectando especialmente a la ciudad paraguaya de Ayolas, donde hay unos 3.900 damnificados por las inundaciones. 

Otros de los pasos más castigados corresponden al departamento paraguayo de Ñeembucú, en el que confluyen el Paraná y el Paraguay. 

Aquí los damnificados actuales se unen a las más de 40.000 personas que todavía no se han recuperado de las inundaciones provocadas por las intensas lluvias de los últimos dos meses. 

La ciudad de Asunción, la capital del país, es la más dañada por la subida del Paraguay, que ha dejado un saldo de 58.300 evacuados, según los últimos datos oficiales.

En la Argentina, la crecida llegaba anoche a su pico máximo en Puerto Barranqueras, Chaco, con una marca de entre 7,30 y 7,50 metros y se mantendría hasta hoy, zona en la que permanecen autoevacuadas unas 3.000 personas. 

En tanto, en las provincias de Corrientes y Misiones cerca de 1.000 habitantes permanecían evacuados en zonas más altas y seguras. 

La altura del río empezaría a bajar el martes y demoraría entre 10 y 14 días en llegar a valores normales que permitan el regreso de las familias, acostumbradas todos los años a este tipo de traslados.

Temas en esta nota