Rusia cortó el envío de gas a Ucrania

Cumplió su amenaza y cesó el suministro del combustible por falta de pago; el gobierno de Kiev deberá abonarlo por adelantado; la medida podría afectar a varios países de la UE.

Por
Rusia cortó el envío de gas a Ucrania
17deJuniode2014a las07:54

En un clima enrarecido por el conflicto en el este de Ucrania, Rusia cumplió ayer su amenaza y cortó por falta de pago los suministros de gas a Kiev , una medida que podría interrumpir el flujo de combustible al resto de Europa.

Tras un fin de semana de violencia en el que 49 soldados ucranianos murieron al ser derribado un avión, Moscú acusó a Kiev de incumplir un plazo de pago de una deuda por 1950 millones de dólares y aseguró que Ucrania sólo recibirá el gas que pague por adelantado.

Rusia insistió en que Ucrania además debe asegurar que permitirá el flujo de gas ruso a través de los gasoductos internacionales hacia el resto de los clientes europeos de Moscú.

Kiev y Moscú se responsabilizaron mutuamente por no lograr cerrar un acuerdo sobre el precio de los envíos futuros de gas, y se negaron a ceder en sus posiciones. Rusia ofreció un descuento que Ucrania rechazó porque lo consideró una "herramienta de manipulación política".

Estas negociaciones se enmarcan en la peor crisis entre Rusia y Ucrania desde que la Unión Soviética colapsó, a principios de la década del 90.

La tensión aumentó después de que, anteayer, separatistas prorrusos derribaron un avión en el este ucraniano. Occidente acusó entonces al gobierno de Vladimir Putin de estar suministrando armas a los rebeldes prorrusos.

"Debido a la posición poco constructiva del gobierno ucraniano, se introdujo un sistema de prepago", dijo Alexei Miller, presidente ejecutivo de la compañía estatal rusa Gazprom, durante un encuentro con el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, en las afueras de Moscú.

Miller dijo que Ucrania había adoptado una posición que sólo podía ser calificada de "chantaje". Y agregó: "Querían un precio excesivamente bajo".

Gazprom había instado al gobierno de Kiev a que hiciera efectiva ayer parte de una deuda que Moscú estima en unos 4000 millones de dólares. De lo contrario, debería enfrentarse a cortes en el suministro y a la posibilidad de un sistema de pago por adelantado.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, acusó a Rusia de obstaculizar deliberadamente un acuerdo para causar problemas de suministro a Kiev durante el próximo invierno boreal, cuando aumentan las necesidades de calefacción.

"Pero no se trata del gas. Éste es un plan ruso general para destruir a Ucrania", dijo Yatseniuk en conferencia de prensa en Kiev. "Es otro paso contra el Estado ucraniano y contra la independencia ucraniana", añadió.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que es el gobierno de Kiev el que "tiene las cartas en su lado de la mesa para solucionar el conflicto".

Lavrov, que llegó ayer a Serbia para una visita de dos días, aseguró que Ucrania debe "dejar de recurrir a la violencia en las regiones prorrusas del Este y dedicarse a solucionar el asunto del gas".

Ucrania cuenta con casi 14.000 millones de metros cúbicos de gas almacenados en su subsuelo, suficientes para satisfacer sus necesidades hasta diciembre, según la compañía de gas estatal Naftogaz.

Una reducción a largo plazo del suministro podría impactar en los consumidores de la Unión Europea (UE), que reciben alrededor de un tercio de sus necesidades de gas desde Rusia, a través de gasoductos que atraviesan Ucrania.

Disputas previas en torno a los precios llevaron a "guerras por el gas" en 2006 y 2009, cuando Rusia acusó a Ucrania de robar suministros destinados al resto de Europa.

"El gas para los consumidores europeos está siendo entregado de manera completa y se le está pidiendo a Naftogaz Ucrania que permita su tránsito", dijo el vocero de Gazprom, Sergei Kupriyanov.

Sin embargo, el comisario de Energía de la UE, Guenther Oettinger, que patrocinó las negociaciones que fracasaron anteanoche, dijo en Viena que la Unión Europea tendría problemas e instó a Rusia a reconsiderar su posición.

La amenaza a menudo tan temida de que Rusia cerrara las válvulas de gas que envía a Ucrania se convirtió finalmente en realidad. Y al hacerlo, también activó la alarma de la escasez en Europa, que no está preparada para una coyuntura de esa naturaleza.

Dos tercios de las reservas europeas de gas, de hecho, están cubiertos, pero el verdadero riesgo, advirtió Oettinger, es el próximo invierno boreal, que está en el horizonte y que según los pronósticos será particularmente severo.

UNA MEDIDA POLÍTICA CONTRA UCRANIA

1950 Millones de dólares: Es parte de la deuda que Kiev tiene contraída con Moscú por el envío de gas. Al no abonarla ayer, la empresa rusa Gazprom cortó el suministro a Ucrania. Según Moscú, la deuda total supera los 4000 millones de dólares

14.000 Millones de metros cúbicos: Son las reservas de gas almacenadas en el subsuelo de Ucrania, suficientes sólo para atender las necesidades del país hasta diciembre próximo, según la empresa estatal Naftogaz

Agencias AFP, EFE y Reuters

Temas en esta nota