En octubre volvió a caer la producción industrial y ya acumula una baja del 4,7% en el año

Así lo afirma el índice que elabora FIEL. Según la consultora, la contracción en el mes pasado fue del 6,1% interanual y del 0,6% frente a septiembre. La mayor caída es para el sector automotriz y el de metalmecánica, mientras que siderurgia es el de mayor crecimiento.

Por
La mayor caída interanual la sigue protagonizando el sector automotriz, que acumula un retroceso del 23,6% en los diez primeros meses del año

La mayor caída interanual la sigue protagonizando el sector automotriz, que acumula un retroceso del 23,6% en los diez primeros meses del año

26deNoviembrede2014a las16:22

La industria no detiene su caída. Según el Índice de Producción Industrial (IPI) que elabora la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), el mes pasado registró una contracción del 6,1% con respecto a octubre del año pasado y acumula en lo que va del 2014 una caída interanual del 4,7%.

La producción industrial registró un crecimiento del 0,3% con respecto a septiembre, pero eso sin tener en cuenta la estacionalidad: en términos desestacionalizados, la producción de octubre fue menor a la de septiembre en un 0,6%.

Con ese resultado, apuntó la consultora, “la recesión industrial medida por el IPI de FIEL se extiende por 17 meses, superando la duración promedio de las últimas ocho recesiones industriales y resultando la tercera más extendida desde 1980 a la fecha”. “A su vez, agrega, en la presente fase del ciclo la actividad se contrae a una tasa equivalente anual del ‐5.1%, volviéndose a mostrar como la recesión menos profunda de los últimos 8 episodios”.

La mayor caída interanual la sigue protagonizando el sector automotriz, que acumula un retroceso del 23,6% en los diez primeros meses del año. Le sigue el sector metalmecánico, que entre enero y octubre muestra un descenso del 9% frente al mismo período del 2013. Las únicas que muestran crecimiento interanual acumulado son la Siderurgia (4,5%) y Alimentos y Bebidas (0,1%).

“Hacia el último bimestre del año, el ritmo de la actividad industrial seguirá siendo determinado por el ambiente macroeconómico caracterizado por la escasez de divisas, la generalización de restricciones cuantitativas, la distorsión de precios relativos, el mayor costo y caída real del crédito, la caída del empleo y el deterioro de los ingresos reales”, enumera FIEL, que, de todos modos, prevé que “la contracción de la actividad industrial podría moderarse”.

Temas en esta nota