Agricultura espera que mejoren los precios del trigo esta semana

La disposición para pedir permisos de exportación no genera demasiado interés en las cerealeras que hoy casi ni hace operaciones de compra. Para el Gobierno la semana es clave para que se levanten los precios que hoy cotizan por debajo de su valor real.

Por |
Muchos trigueros de Buenos Aires están buscando otras alternativas de financiamiento para no vender el cereal a los valores actuales, que combinado con los altos costos, hacen de la actividad un negocio inviable.

Muchos trigueros de Buenos Aires están buscando otras alternativas de financiamiento para no vender el cereal a los valores actuales, que combinado con los altos costos, hacen de la actividad un negocio inviable.

12deEnerode2015a las10:32

 “No entendemos por qué no se piden autorizaciones para exportar trigo, pero creemos que esta semana debería haber movimiento”, de esta forma fuentes oficiales mostraron su preocupación sobre el mercado del cereal.

Hoy el valor teórico del trigo (sin retenciones y gastos fobbing) es de $1.500 sin embargo en la plaza se paga 1.000 pesos. La diferencia de casi 60 dólares “debería empezar a levantar esta semana”, señalaron las fuentes.

Si bien aseguraron monitorear diariamente la operatoria, adelantaron que trabajan en un mecanismo para que se levante el valor en el corto plazo.

“Y más aún cuando hablamos de que exportación y molineros sólo compiten por un 10% de la producción total. No se entiende que ese sea todo el problema de los precios”, revelaron.

Para las fuentes, la industria farinácea le compra el 75% del trigo a los exportadores. Lo que quiere decir que sólo se compite por 1.25 millones de toneladas.

Pero con un mercado brasileño colmado, recién se empezará a comprar en febrero para exportar en marzo o abril. Muchos trigueros de Buenos Aires consultados por este diario reconocieron estar buscando otras alternativas de financiamiento para no vender el cereal a los valores actuales, que combinado con los altos costos, hacen de la actividad un negocio inviable.

Lo más ilógico de todo esto, es que a la fecha y sobre datos de la cartera agropecuaria las cerealeras ya compraron 3.9 millones de toneladas, cuando el cupo autorizado es de 2.2 millones. Indudablemente algo está fallando. La exportación aprovechó, compró barato, y ganará al venderlo en el exterior o en su defecto, a la molinería.

Es sabido las diferencias entre las autoridades de Economía y de Agricultura sobre qué hacer con el trigo. Para unos, la apertura sólo generará que el valor se dispare y por ende afecte a la harina y luego al pan. La otra alternativa, es abrir el mercado con un volumen importante y cerrar cuando se cumpla. Por ahora, sólo vale la primera. Las consecuencias a la vista.

Temas en esta nota