El club del petróleo pesa más que un poroto

Los ministros Kicillof, De Vido y Tomada acordaron compensaciones para los productores de crudo. La economía del agro, a la buena de Dios.

Por |
El acuerdo está dirigido a preservar los niveles de producción y de empleo

El acuerdo está dirigido a preservar los niveles de producción y de empleo

23deEnerode2015a las14:05

Como productos transables internacionalmente, la soja y el petróleo cayeron por igual en desgracia, golpeados por la ola bajista de precios, con fuerte impacto en la economía local.

Sin embargo, el Gobierno nacional ha posado la mano sobre el oro negro, y el agro sigue arreglándose por las suyas, con el viento en contra. Hasta el Banco Nación le ha cerrado el grifo a los productores de soja.

Los ministros Axel Kicillof (Economía), Julio De Vido (Planificación) y Carlos Tomada (Trabajo) reunieron esta semana a las provincias, empresas y sindicatos petroleros para, seguidamente, anunciar un “plan de estímulo” para la actividad. Así, el Gobierno nacional compensará con tres dólares por barril la pérdida de rentabilidad que sufrieron productores y exportadores por la caída del petróleo.

Como argumento, se dijo que el acuerdo está dirigido a preservar los niveles de producción y de empleo y, como consecuencia, a sostener la paz social.

Las provincias y productores del agro, que también se enfrentan al impacto económico de la caída de precios internacionales, estarían en la condición de exigir una consideración equivalente. En el sector circula el dato de que, en lo inmediato, el Gobierno decidirá una generosa apertura para la exportación de trigo, una medida tardía que, sin embargo, moverá muy poco la aguja para los productores.

Cálculos privados indican que las exportaciones del complejo soja colectarán unos cuatro mil millones de dólares menos que en 2014 y el riesgo de la media de los productores comenzó a verse potenciado durante el nuevo año. “Dios nos libre que falle la cosecha”, se escucha entre estos actores.

Los ministros de Agricultura de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires iban a reunirse esta semana, pero corrieron el encuentro para más adelante. Los bonaerenses estuvieron concentrados en rearmar los vencimientos del Impuesto Inmobiliario (finalmente se establecieron más plazos). Y en Córdoba, los ministros Julián López (Agricultura) y Fabián López (Agua, Ambiente y Servicios Públicos) coordinaban para hoy una visita al departamento San Justo, donde hay zonas afectadas por desbordes hídricos.

Aun cuando se proyecta una buena cosecha en general, una rápida activación del endeudamiento enciende luces amarillas. Los mayores costos han ido moviendo la aguja en esa dirección. A lo largo de 2014, la suba del gasoil rondó el 40 por ciento.

En números, 10 mil litros representan una erogación de 125 mil pesos. Si se computan otros insumos, mil litros de sulfosato (un herbicida de calidad), a siete dólares el litro (sin computar el IVA) suman otros siete mil dólares. Por ende, se está recortando el uso de tecnología, lo que también repercutirá en la ecuación final. Entre los productores se razona que si en otros años los precios estuvieron de su lado, hoy se ven a la buena de Dios.

Temas en esta nota