Nueva protesta de productores frutícolas en Río Negro

Chacareros de Río Negro se movilizaron ayer en siete puntos de la ruta nacional 22, que atraviesa el valle frutícola.

Por |
Chacareros con sus tractores en la ruta 22. Foto: Gentileza Diario Río Negro

Chacareros con sus tractores en la ruta 22. Foto: Gentileza Diario Río Negro

18deFebrerode2015a las08:12

Chacareros de Río Negro se movilizaron ayer en siete puntos de la ruta nacional 22, que atraviesa el valle frutícola, en medio de un intenso tránsito por el fin de semana largo. Fue en reclamo de medidas urgentes para afrontar la crisis del sector provocada por la pérdida de competitividad y azotada ahora por graves consecuencias a causa de varias tormentas de granizo que afectaron la cosecha.

Las manifestaciones de los productores tuvieron diversos esquemas. Algunos se movilizaron por la ruta nacional con sus tractores a paso lento. Otro ofrecieron de regalo la fruta de la cosecha actual y en otros puntos se realizó una venta simbólica de peras y manzanas a 1,50 pesos el kilo.

No hubo cortes de ruta, pero el tránsito de tractores sobre la cinta asfáltica durante toda la mañana generó grandes demoras a los automovilistas que regresaban de la Cordillera o de los balnearios rionegrinos hacia el Valle y Neuquén, en el último día de los feriados de Carnaval. En algunos sectores se produjeron colas de autos de más de cinco kilómetros.

Las manifestaciones se concentraron en Cipolletti, Allen, General Roca, Villa Regina, Ingeniero Huergo, Choele Choel y Río Colorado.

La protesta organizada por los productores, eslabón primario de la cadena frutícola, tuvo el respaldo de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) y del propio gobierno de Río Negro, que responsabilizó al gobierno nacional por no resolver con medidas estructurales la problemática que desde hace años arrastra el sector.

La temporada está en pleno desarrollo, con el retraso de la cosecha y severas pérdidas de fruta en plantas por la caída de granizo en más de una oportunidad durante el verano. Además, semanas atrás los trabajadores de los empaques realizaron medidas de fuerza y quite de colaboración en las plantas de procesamiento por la demora de acuerdos salariales para este año en la paritaria, que aún sigue abierta y sin definición.

Esta situación, sumada a la baja en los precios en los mercados internacionales; la crisis de Rusia, que frena al mayor comprador de peras y manzanas de la región, y el aumento en los costos, generaría pérdidas por 180 millones de dólares esta temporada, según cuantificó el gobierno provincial.

El gobierno que conduce Alberto Weretilneck, horas antes del tractorazo que ayer movilizó a unos 300 productores en las rutas, emitió un comunicado con una sorpresiva "adhesión" al reclamo, al apuntar que se necesitan "medidas de fondo que permitan generar cambios estructurales a nivel macro para revertir la situación de crisis, y que superan el alcance provincial".

La respuesta del gobierno nacional no se hizo esperar, y el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, acusó al gobernador de ser "responsable directo" de la situación que atraviesa el sector frutícola, y cuestionó que demore el decreto provincial para activar mecanismos de ayuda a los afectados por el granizo.

Casamiquela dijo que el gobierno nacional es "consciente de la crítica situación" que atraviesan los productores y que se trabaja en "medidas que permitan superar esta situación". Recordó que en enero pasado se realizó una reunión con todas las partes y cuatro ministerios nacionales y que se asistió a 1500 pequeños productores con 50 millones de pesos, que se abonarán la próxima semana, además de habilitar una línea crediticia por 300 millones de pesos a bajo interés.

Temas en esta nota