Una multitud se plegó a fiscales en la marcha por el caso Nisman

El homenaje, organizado como "marcha de silencio", mezcló reclamos de diverso tipo en columnas nutridas de clara concentración opositora al Gobierno.

Por
La marcha del silencio partió desde la Plaza Congreso, y su columna central llegó dos horas y media después a la Plaza de Mayo.

La marcha del silencio partió desde la Plaza Congreso, y su columna central llegó dos horas y media después a la Plaza de Mayo.

19deFebrerode2015a las08:17

Una multitud se manifestó ayer en el centro porteño respondiendo a la convocatoria de un grupo de fiscales a un mes de la muerte de Alberto Nisman y se replicó en menor escala en distintas ciudades del interior del país y también del exterior. 

El homenaje, organizado como "marcha de silencio", mezcló reclamos de diverso tipo en columnas nutridas de clara concentración opositora al Gobierno, bajo una lluvia torrencial que se desplomó sobre la Ciudad de Buenos Aires no bien comenzó la concentración pasadas las cinco de la tarde en la zona de Congreso.

La Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires comunicó a través de sus voceros oficiales que sumaron más de 400 mil personas en la calle, mientras que voceros del Centro Unificado de Monitoreo de la Policía Federal (al que concurren la Metropolitana, Gendarmería y Prefectura) estimaron 50 mil personas. La concurrencia, en todo caso, según cálculos de los agentes porteños, se habría asemejado a la del llamado 8-N, cuando para el 8 de noviembre de 2012 por las redes sociales fue organizado un cacerolazo contra la gestión de Cristina de Kirchner y se consideró la manifestación más numerosa de los gobiernos de los Kirchner.

La exesposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, su hija mayor y la madre del fiscal fallecido, Sandra Garfunkel, compartieron el frente de las columnas junto a los fiscales convocantes, detrás de una bandera negra con la leyenda en letras blancas "Homenaje al fiscal Nisman. Marcha del silencio". Detrás se ubicaron los políticos de la oposición (ver nota aparte) en un camino que obligó a utilizar paraguas en todo el trayecto hacia la Plaza de Mayo que se extendió por dos horas y media. La conformación heterogénea, sin banderas de partidos políticos, se prolongó hasta la noche para cerrar con emotivas expresiones de "justicia, justicia", "Argentina, Argentina" o "verdad y justicia" en el homenaje a Nisman. 

Al frente de la columna se mantuvieron los fiscales José María Campagnoli, Guillermo Marijuan, Carlos Rívolo, Ricardo Sáenz, Carlos Stornelli, Germán Moldes y Raúl Pleé.

Hubo banderas argentinas o, en el caso del bloque legislativo del PRO, que encabezó Cristian Ritondo, paraguas celestes y blancos con la leyenda Nisman 18-F. No estuvieron previstos discursos, pero el sindicalista de judiciales, Julio Piumato, quien acompañó a los fiscales convocantes, al llegar a la puerta de la sede de la Unidad Especial AMIA (a una cuadra del Cabildo) habló arriba de un improvisado escenario para pedir un minuto de silencio. "Este homenaje debe mantener la transición de la muerte de un fiscal de la Nación, el doctor Alberto Nisman. Acompañando el sentimiento de la familia y en respeto a su memoria les pedimos a los cientos de miles, a los cuales agradecemos su presencia en este día de homenaje, les pedimos un minuto de silencio", dijo el gremialista.

Antes de ese homenaje al fiscal fallecido, la marcha se detuvo frente a la sede de la Procuración General de la Nación, a cargo de Alejandra Gils Carbó, para cantar el Himno Nacional.

Un grupo de dirigentes y miembros de la comunidad judía partió, con un importante operativo de seguridad, encabezado por los presidentes de la AMIA y la DAIA, Leonardo Jmelnitzky y Julio Schlosser, de la sede de la mutual judía, en Pasteur al 600 para sumarse al recorrido.

Las movilizaciones también tuvieron lugar en provincias como Córdoba, Mendoza, San Luis o Santa Fé, entre otras. En Mar del Plata se calculaba una concentración de 40 mil personas y también hubo manifestantes frente a la entrada de la quinta de Olivos. En Rosario, la concentración fue alrededor del Monumento a la Bandera y también hubo una manifestación en apoyo al Gobierno y contra la marcha, en Resistencia, Chaco. En Sidney, en Roma,en Londres y en Barcelona, entre otras ciudades del mundo también hubo reclamos de grupos de argentinos.

En el conurbano norte hubo manifestaciones especialmente en San Isidro, donde la esquina de Marquez y Centenario ya es un clásico de estas protestas, y Pilar.

En la ciudad de Buenos Aires, un comando unificado de fuerzas de seguridad integrado por 700 agentes federales y locales supervisó en todo momento el recorrido de la marcha.

Temas en esta nota