Contundente victoria del Pro en la Ciudad de Buenos Aires

El jefe de gabinete porteño, Rodriguez Larreta, derrotó por casi 10 puntos a Michetti; el triunfo fue capitalizado por Macri, quien apostó por él en la interna.

Por
Una postal que refleja el clima que se vivió ayer en el búnker de Pro.

Una postal que refleja el clima que se vivió ayer en el búnker de Pro.

27deAbrilde2015a las07:41

Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de gabinete de la ciudad y delfín político de Mauricio Macri, se consagró ayer en las elecciones primarias de la Capital como el candidato de Pro a competir por la jefatura de gobierno en las elecciones generales del 5 de julio próximo.

Con una diferencia de casi 9 puntos sobre su rival en las primarias, Gabriela Michetti, el triunfo de Rodríguez Larreta en la Capital confirmó a Macri como líder indiscutido de su espacio al lograr que su jugada -tan arriesgada como polémica- de haber bendecido a su jefe de gabinete en detrimento de la senadora, resultara exitosa.

"Esta transformación recién empieza y no sólo en la ciudad: hay que llevarla a todo el país, que espera otra forma de hacer política", exclamó un Macri eufórico en su traje de candidato presidencial. Lo rodeaba su gabinete y una nutrida militancia que lo aclamaba. "¡Se siente, se siente, Macri Presidente!", eran los cánticos que resonaban en el búnker instalado en Costa Salguero.

Energía Ciudadana Organizada (ECO)

Otro de los datos salientes de la jornada electoral de ayer fue el triunfo de Energía Ciudadana Organizada (ECO) y de su candidato, Martín Lousteau, sobre el kirchnerismo. Lousteau no sólo resultó ser el candidato opositor más votado en la ciudad; su espacio, al que apoya el radicalismo y la Coalición Cívica de Elisa Carrió, se ubicó segundo en el podio detrás de Pro.

De esta manera logró relegar al tercer lugar al Frente para la Victoria (FPV), que llevará como candidato a Mariano Recalde, el ganador en la primaria de su espacio. El presidente de Aerolíneas Argentinas y uno de los conductores de La Cámpora había sido el bendecido por la presidenta Cristina Kirchner para pelear en la ciudad.

Además de perfilar las principales candidaturas, las elecciones primarias de ayer dejaron fuera de juego a varios postulantes que no alcanzaron el piso del 1,5% de los votos para competir el 5 de julio próximo. De hecho, de las 31 listas que compitieron ayer, sólo cinco quedarán en carrera.

Uno de los que no llegó a ese umbral fue Guillermo Nielsen, el postulante elegido por Sergio Massa para la ciudad. Massa, candidato presidencial del Frente Renovador y principal adversario de Macri en la carrera hacia octubre, prefirió celebrar el triunfo de su aliado y candidato a gobernador de Neuquén Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino), antes de aparecer anoche por el búnker porteño del Frente Renovador. Con la resonante victoria de Rodríguez Larreta y de Macri en la Capital, no tenía demasiados motivos para celebrar.

En la izquierda, en cambio, sí hubo festejos: Miriam Bregman, del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) se alzaba con el 2,2% de los votos, porcentaje que lo consolida como cuarta fuerza en la ciudad para competir el 5 de julio. Detrás de ella se ubicaba Luis Zamora, de Autodeterminación y Libertad, con el 1,97% de los votos.

DATOS CENTRALES QUE DEJÓ LA JORNADA

  • Pro ratificó su dominio en la ciudad con una cantidad de votos que, de repetirse en la general del 5 de julio, lo dejaría cerca de evitar el ballottage
  • Rodríguez Larreta le ganó a Michetti y se encamina a ser el heredero de Macri. Saldó, así, la interna más añeja de Pro y dejó en sombras el futuro político de la senadora
  • Lousteau se quedó con el tercer lugar entre los candidatos más votados y superó con amplitud a Ocaña. Logró que ECO se transformara en la segunda fuerza y alimenta la ilusión de polarizar con Pro en las elecciones generales
  • El FPV volvió a quedar en tercer lugar, pese a contar con siete candidatos. Recalde se impuso por amplio margen en el frente interno, pero individualmente tuvo un desempeño modesto
  • El massismo hizo una muy mala elección y la izquierda tuvo una performance parecida a 2013, afectada por la división

Fuente: La Nación

Temas en esta nota

Seguí leyendo