Aunque más gradual, el futuro de la ganadería también es tecnológico

Raul Milano, Director Ejecutivo de Rosgan, se refirió a los avances que se pueden esperar para el mercado de la carne.

Por |
19deJuniode2015a las13:09

En el marco del 2° Congreso Ganadero, que se realizó en la Bolsa de Comercio Rosario, Raúl Milano dialogó en exclusiva con fyo sobre las posibilidades de incorporar el mercado electrónico a la comercialización de la carne: “este fue siempre un sector mucho más conservador, que no ha tenido los cambios tan profundos que ha tenido la agricultura”, explica.

El mercado tuvo una consolidación muy fuerte en la primera etapa en el uso de la tecnología de la información ya que fue el primero en utilizar el formato televisivo para transmitir sus remates, lo que supuso un salto muy importante.

Sin embargo, el punto más importante para Milano sigue siendo la certificación que se les da a los compradores en cuanto a las normas y protocolos que certifican la calidad de lo que se vende. Sobre este tema Milano destaca: “Quien está comprando, tiene que tener la certeza de que lo que está comprando y está viendo, es lo que se le va a entregar. Es lo que Rosgan ha logrado armar con esta institución de más de 130 años que es la Bolsa de Comercio Rosario”.

Un futuro de cambios

Milano sostiene que los avances en el sector de la ganadería serán más lentos que en la agricultura, donde se aplican desarrollos de la biotencología de gran magnitud. “La ciencia y la tecnología hicieron, por ejemplo, que se siembre en lugares donde nunca se había podido, porque hoy hay todo tipo de producciones que se pueden aplicar en lugares áridos o semiáridos. Este tipo de cosas en la ganadería todavía no son posibles”, comenta el Director Ejecutivo de Rosgan.

En el futuro será fundamental trabajar para lograr un cambio en la cadena de ganado y carnes de Argentina y así conformar un criterio de asociación que hoy no existe. “En la agricultura, todos los actores forman parte de una gran cadena. Acá son todos eslabones rotos donde cada uno cree que gana si al otro le va mal. Y, evidentemente, este concepto tan típico de los americanos de win-win, ganar ganar, acá pareciera que no existe, pero debe existir”, asegura Milano.

A pesar de este panorama, el productor ganadero mantiene su apoyo al sector. ¿Por qué? “Por amor. En otros lugares no importa nada, uno puede fabricar bicicletas y el día de mañana conviene importar, y listo, importo todo. La gente que tiene un tambo, sigue con el tambo”, concluye Raúl Milano.

Temas en esta nota