Campaña 2014/15: marca histórica para la soja

La campaña 2014/15 la soja cerró con otra marca histórica de producción. El manejo fue clave para elevar el rendimiento en ambientes de baja aptitud agrícola.

Por
La escalada por la obtención de más kilos por hectárea conlleva una consecuencia inexorable: la merma en contenido proteico.

La escalada por la obtención de más kilos por hectárea conlleva una consecuencia inexorable: la merma en contenido proteico.

13deJuliode2015a las13:30

Ajustados. Así sienten los productores que están los números para esta campaña. Como cuando se espera para meterse debajo de una ducha fría, empujados por la inercia seguir en el negocio, saben que tienen que apretar los dientes y atravesar el chorro frío.

En este contexto, el consultor privado de D&P Agro, Paolo De Luca, consideró que hay que optar por tecnologías de costo cero, elegir bien las variedades, fecha de siembra y densidades de soja, porque “todo cuenta a la hora de subir los pisos de rinde”.

De Luca explicó que “el ambiente explica entre el 40% al 60% del rendimiento, por lo que una de las herramientas de costo cero es hacer una elección varietal y de manejo estructural del cultivo adecuada”.

Rindes y campaña históricos

Con un rendimiento promedio de 31,8 qq/ha (cifra que superó el récord de 2006/07 de 29,8 qq/ha) y una producción total de 60,8 millones de toneladas, la campaña 2014/15 fue una marca histórica para la soja. El técnico analizó que esto puede explicarse por el incremento de los techos de rinde, aunque también son importantes los pisos. Los rendimientos han ido aumentando más en los ambientes de baja productividad.

Al comparar la campaña 2013/14 respecto de la 2014/15, mostró que en esta última los techos crecieron en ambientes de alta productividad un 11% y en ambientes medios a bajos un 41%, en promedio. En tanto, el aumento de los pisos de rendimiento fue de un 18% en buenos ambientes y un 68% en los medios a bajos.

“Pensar en incrementar los techos es seductor, pero también es importante no olvidarse de los pisos porque subiéndolos se puede lograr mucho”, opinó.

La campaña pasada el uso de semilla fiscalizada en Argentina fue menor al 20%, esto es, una de cada cinco hectáreas sembradas no tuvieron renovación varietal, señala el consultor. De arranque, calculando solamente la ganancia por evolución genética, el productor que implanta variedades de “modelos viejos” va quedando atrás.

“Teniendo en cuenta que la ganancia genética es de 1,5% anual, un productor que siembre una variedad de hace cinco años estará dejando de ganar un 7,5% de rendimiento”, aclaró De Luca.

La escalada por la obtención de más kilos por hectárea conlleva una consecuencia inexorable: la merma en contenido proteico

Fuente: Clarín Rural.

Temas en esta nota

Seguí leyendo