Trabajadores extranjeros en el ámbito rural: puntos a tener en cuenta al contratar

Desde Arizmendi explicaron un tema que suele ser motivo de duda permanente en los empleadores respecto del ingreso de estos trabajadores extranjeros.

Por |
Trabajadores extranjeros en el ámbito rural.

Trabajadores extranjeros en el ámbito rural.

08deAbrilde2016a las15:42

En la actividad agraria la contratación de trabajadores suele ser compleja, ya que no siempre se produce una estabilidad o habitualidad para la contratación de trabajadores, y en determinadas épocas del año, como suele ocurrir en la época de cosecha, es muy común, que se produzca un incremento en la contratación de trabajadores, que se van trasladando de un extremo a otro del país, según la temporada y oferta de trabajo.

Este incremento de trabajo en determinadas zonas, suele generar la migración de trabajadores hacia las zonas de mayor empleo, produciendo un traslado no solo de trabajadores de nacionalidad Argentina, sino que la posibilidad de empleo suele generar interés también para el traslado de Trabajadores extranjeros que buscan mejores posibilidades de empleo, o un mejor pasar al que encuentran en su zona o país de referencia.

Frente a ello, explicamos desde Arizmendi que un tema que suele ser motivo de duda permanente en los empleadores, es  respecto del ingreso de estos trabajadores extranjeros en cuanto a: ¿Qué requisitos deben reunir para poder contratarlos?, para poder ser dados de alta como trabajadores en relación de dependencia en la AFIP, y ¿Qué consecuencias puede acarrear tomar como empleado en forma irregular a un extranjero sin la documentación correspondiente?

¿Qué dice la normativa al respecto?

A fin de poder aclarar estas dudas es que vamos a comenzar comentando que dice la normativa al respecto:

Conforme surge del Art. 53 de la ley 25.871, los extranjeros que residan irregularmente en el país no pueden trabajar o realizar tareas remuneradas o lucrativas, ya sea por cuenta propia o ajena, con o sin relación de dependencia, ya que ello iría en contra del ordenamiento legal migratorio del país.

Por lo cual, para que un extranjero pueda prestar tareas remuneradas en relación de dependencia y ser correctamente registrado deberá obtener previamente una residencia legal en el país, mediante la cual pueda obtener el CUIL y así ser dado de alta en el sistema de la AFIP “Simplificación Registral”, sin estos requisitos no se podría realizar la contratación, ya que de lo contrario podrían aplicarse severas multas al empleador.

En este sentido, la Ley Nº 25.871, como así también el Dto. 616/2010, definen en cierta medida la Política Migratoria Argentina, y de esta forma, todas aquellas personas que deseen radicarse en la República Argentina deberán encuadrar en alguno de los criterios de admisión enumerados en los artículos 22 (residencia permanente), 23 (residencia temporaria) y 24 (residencia transitoria) de la ley 25.871.

A fin de poder obtener la residencia necesaria para la contratación y prestación de tareas, el trabajador extranjero, debe presentarse en la Dirección Nacional de Migraciones, en donde debe acreditar tanto documentación personal, como aquella documentación que sea probatoria de la adecuación de cada persona al criterio de admisión, bajo el cual se solicita la residencia, es decir, deberá presentar la documentación que justifique el tipo y motivo de residencia que está solicitando.

A los efectos prácticos, los modos y requisitos para obtener una residencia observan diferencias de acuerdo a si el solicitante es ciudadano nativo de los países miembros y estados asociados al MERCOSUR (Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela)  o si es NO-MERCOSUR, en cuyo caso la documentación y el costo de la tramitación varían con un extranjero proveniente de un país del MERCOSUR.

Tipos de residencias

La ley 25.871 define los diferentes tipos de residencias los cuales enunciamos a continuación:

Extranjeros con residencia permanente: Los extranjeros admitidos o autorizados como "residentes permanentes", pueden desarrollar toda tarea o actividad remunerada o lucrativa, por cuenta propia o en relación de dependencia, gozando de la protección de las leyes que rigen la materia. (Ver Ley 25.871, Art. 22  y Art. 53)

 

  • Extranjeros con residencia temporaria: Los extranjeros admitidos o autorizados como "residentes temporarios" podrán desarrollar, solamente durante el período de su permanencia autorizada, tareas o actividades remuneradas o lucrativas, por cuenta propia o en relación de dependencia, gozando de la protección de las leyes que rigen la materia. (Ver Ley 25.871, Art. 23)
  • Extranjeros con residencia transitoria: Los extranjeros admitidos o autorizados como "residentes transitorios", no podrán realizar tareas remuneradas o lucrativas, ya sea por cuenta propia o en relación de dependencia, salvo que fueran expresamente autorizados por la autoridad de migración (ver Res. D.N.M. 1.846/93). (Ver Ley 25.871, Art. 24, Art. 25 y Art. 52)
  • Extranjeros con residencia precaria: Los extranjeros que gestionan la regulación de su permanencia en el país, podrán recibir una autorización de "residencia precaria". Excepcionalmente podrán ser habilitados para trabajar, por el plazo de residencia concedido, en los lugares y modalidades que establezca la autoridad de migración. (Ver Ley 25.871, Art. 20  y Art. 69)

 

Este requisito de la ley a la hora de contratar a una trabajador extranjero es importante tenerlo en cuenta, en virtud que aquel empleador que contrate a un trabajador sin reunir los requisitos legales de residencia puede ser sancionados solidariamente con una elevada multa cuyo monto ascenderá a cincuenta (50) Salarios Mínimo Vital y Móvil (SMVM) por cada extranjero, carente de habilitación migratoria para trabajar. 

Por lo cual, teniendo en cuenta que al día de hoy el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) se encuentra dispuesto en la suma de $ 6.060, la multa de 50 SMVM podría ascender a la suma de $ 303.000 para el que empleador que proporcione trabajo u ocupación remunerada conforme lo dispone el Art. 59 de la ley 25.871, a un trabajador sin la documentación o residencia correspondiente.

Así mismo la ley prevé también que el monto de la sanción a imponer será de cien (100) Salarios Mínimo Vital y Móvil cuando se proporcione trabajo u ocupación remunerada a extranjeros no emancipados o menores de catorce (14) años.

Y para el caso de que el empleador reincidiera en contratar trabajadores que residan irregularmente en el país, dicha situación se considerará agravante de la infracción y elevará el monto de la multa impuesta hasta en un cincuenta por ciento (50%).

Frente a estas multas,  la ley 25.871 y la disposición 2201/10 Mi-DNM, disponen que la Dirección Nacional de Migraciones mediando petición del infractor que acredite falta de medios suficientes podrá excepcionalmente, mediante disposición fundada, disponer para el caso concreto una disminución del monto de la multa a imponer o autorizar su pago en cuotas. A tal efecto se meritará la capacidad económica del infractor y la posible reincidencia que pudiera registrar en la materia. Pero en ningún caso la multa que se imponga será inferior a dos (2) Salarios Mínimos Vital y Móvil.

Registración de un trabajador con residencia

Una vez que el trabajador obtenga una residencia precaria o una residencia temporaria o permanente puede concurrir a la ANSES a tramitar el CUIL, y una vez obtenido este, podrá ser dado de alta por el empleador en el sistema de Registral, y a partir de allí seguirá el mismo trámite que cualquier otra trabajador en relación de dependencia.

Para tramitar el CUIL el trabajador debe presentar la siguiente Documentación:

Para extranjeros con residencia permanente en el país:

 

  • DNI, LC o LE
  • Como excepción, y en caso de pérdida del documento mencionado, la constancia de documento en trámite y otra documentación donde surja el nombre, apellido, la fecha de nacimiento y Número de documento (ejemplo cédula de identidad, licencia de conducir, Pasaporte)

Para extranjeros con residencia no permanente en el país:

  • Certificado de la Dirección Nacional de Población y Migraciones, o 
  • Pasaporte (en el que conste tipo de residencia, ésta no debe ser turista o permanente), o 
  • Permiso de Ingreso al País expedido por Consulados o en virtud de Convenios Internacionales, para el caso de extranjeros que no cuenten con documentación argentina.
  • Para extranjeros con residencia permanente en el exterior y que tienen derecho a una prestación de la Ley 24.241:
  • Documento del país de origen, o 
  • Formulario de solicitud de aplicación de Convenio, debidamente certificado en caso de existir un Convenio Internacional.

 

En caso que el documento corresponda a un país cuyo alfabeto contenga signos (Ej.: China, Japón), los datos identificatorios mencionados, deberán estar traducidos y legalizados por el Consulado Argentino o Representación Diplomática Argentina en ese país.

Temas en esta nota

Seguí leyendo