Cara y ceca del trigo, en el arranque de una campaña esperanzadora

El Gobierno eliminó retenciones y liberó el comercio, pero hay zonas con excesos hídricos.

Por
Cómo usar el agua para asegurar los rendimientos.

Cómo usar el agua para asegurar los rendimientos.

06deJuniode2016a las08:46

La encrucijada está planteada para el trigo. Por un lado, la quita de las retenciones al agro, la eliminación de los cupos de exportación y la mejora en la relación entre el precio de los insumos (especialmente fertilizantes) y los granos tornó positivos los márgenes del trigo. Pero, por el otro, en algunas regiones las lluvias retrasaron la cosecha de soja y, a su vez, la siembra de los cultivos de invierno.

En este contexto, y de cara a esta campaña invernal, el reconocido especialista Daniel Miralles, docente de Cerealicultura de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) analizó cara y ceca de esta coyuntura.

“El trigo es un cultivo clave para el suelo, ya que mejora sus propiedades químicas y físicas, además de controlar las malezas. Su desaparición de las rotaciones trajo consecuencias muy negativas para el sistema, más allá de que en muchas regiones haya sido reemplazado por la cebada. Sin embargo, en este ciclo, esta adversa situación para los sistemas de producción se comenzará a revertir gracias a mejores márgenes para el productor y por la promoción de la exportaciones. Por lo tanto, se espera un aumento en la superficie y un excedente para exportar hacia los mercados tradicionales y otros nuevos destinos”, resumió el investigador.

Hacia adelante, y ya hablando técnicamente, dice que en una gran proporción del área triguera el ciclo arrancará con una excelente disponibilidad de agua, debido al año Niño que pasó, lo que asegura gran parte del rinde del cultivo.

No obstante, la disponibilidad de agua en varias zonas trigueras está al límite. Por eso, Miralles reconoció que si las napas llegan a ascender a menos de un metro de profundidad, todas las ventajas mencionadas se perderían.

Al respecto, el experto manifiesta que los suelos saturados perjudican a todos los cultivos de invierno, y en particular a la cebada, que es más susceptible que el trigo a la falta de aireación que provocan los excesos de humedad.

“El exceso de precipitaciones generó situaciones muy complejas en la mayoría de las zonas afectadas. Pienso que es importante estar alerta: si estas condiciones de excesos hídricos se prolongan se afectaría la siembra”, anticipa Miralles. Pero pareciera que esos fantasmas no están tan cerca.

Miralles afirma que cuando se arranca con condiciones de exceso hídrico, los cultivares de ciclo largo (que son los primeros en sembrarse) podrían cambiarse por otros de ciclo intermedio o corto.

Para el investigador, si bien esta situación no es novedosa, es necesario que los productores y los técnicos estén muy atentos para ajustar el manejo en el momento oportuno.

“La clave es tomar decisiones estratégicas para no perder potencial de rendimiento. De cualquier manera, desde el punto de vista climático, el futuro es más alentador, ya que para el invierno y la primavera el pronóstico prevé un año neutro (eventualmente, Niña), lo que reducirá el riesgo de excesos hídricos durante los períodos previos a la floración, que son los más dañinos para los cereales invernales”, finalizó el experto.

Temas en esta nota

Seguí leyendo